Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL INVIERNO EN EL GUADARRAMA Con los prímeroB frías cambia lAdecoracl D en U (cierra. En p p a o b r a d e e a p w t i r n l o i l s l género p r a n d e d e l a l í l n m l v Iflft iDutEU; ÍDDOí PB rain awombrosa rapiíleE, y Sfl, deepiiín del ipLrtD líe otoüij, COD SUS ATUBrillentafl me Jíñ tioTu y sua crí pi ítalos dpsniajndop tíe Ini vibD l dpi ¡nvíernOj de iDiposnBí Bdow. eiitTjndaduncon caperuzas lar qUnrfl d e laa laonlJIiaB, desTigdiiB loo arbole dn IH poiDpa d e vas rBTnBF, cabirtrlo I da la Mecís bojae deapteiLdidap Jt- L laiiiaJB, como cnv- n pn la vida ln jnventad j las llnpiotiefl, lliiTPdfl la fierrA con el invierno toda la alegría; palídeoe con la eaiAn- ha la riLiiBigopn alíoiubra dfl r í s p e d áo lo4 pradofi y bstiLa niivoLD arroyoeln QLIO vieiift Elfiridn a DaciiüiQlito reboTaudo i n a a 1. rBnyj. ijiieiit? B por em Lma de luffíror- ae piedran, empoíLtt Hue rriitalM con el paho de laa holadan, Ko al- grbk tampoco las nlLürüti el campanUleo do Ion rettaños ijiin paílaa en 1 A f lda t moote; yv on snbpii ni tríi i nn por la eierra b ta UK primemB brisap priingvfiralBHj ni aeomnti por low tatoino do ü 9 cabal lejoH Borranon qiecnndiiPftn di i ilintíiiteen pinl rpsra caravana h lo excnmionirALa- i que veraneaii en los puablet- illity de la sierra, n i los pioareJí birimian dencaníD á r ii aombra iftneroB lupar aparible que ot cn HÍem i e Ion eipedírinnarLox para almoisnr, la DríltA c r nn arroyoelo iii? fitmpre lleva el a a fresca, batida l U l t a r J e piedra en piedra. Todo o qiiQ en verano nos anirna y recrea, en invierno mnere el frío Va el gran piintO Qn l de todo eslv HÍmpáiico movimiento. Hay nn d í t b o pupiilarquB pinta esactaEneDlfl el b o i r o r d e l invierno; CtíoJitfíi arprl nia- a, quírfT- í enh nemt. Y eítidi va mentí n t d a mAn ugotetn DI al mirtino tiempo m i s conforlable que pensar á Lravtw de lor iríeU íei d d bJlll 1 n, vjemlo caer la nev i A copioi A al abri o dit nna baena calefacL ún, la q u e vnceilerft en el cercaco Guadarrama, vn a nelloe deJinovo pUioaque Hervían d e ú b j i d o pABío ilurantíiel verano. Hlempre í e rflcnerda. pero pe rni iiprilB i- on m e plior- r íperial del que na halla á cuhjvrta de law crudeías del invlcTna, mientras Q miran CHríno- ámenle loa camlMnlbri trcncoa de tn chimenfa ó se aviva l fupfro del cJiOíibsitky, p, GnadarrainafH el cfsn venl Dador dp Madrid; sOlo qu Aveces eeeqnivocn, y en vez de mandar á la corte aira íreíco, paño, vivitíi- flDie ln lenijenriar- envEa nn i jfíí- ilD de pulmonlaí en epoe dlae do viento qne, ft ün la frape del pueM no apíiua uo candjl y tanta un hi- mbre YjnuTo en qne n Hconlomoa, mienltHí jíOaamo de una vida m i s conforlíble í- ombatiendo el tríoájusnpri fj fut- to, d ftie- jt) ttahrb todo, de U- i vantorejín J a la pobre f ote que vivo en la sierra en mlíeiablcB rasat conrtttulilOB l o r a m e n t e con piedra de tndnf claree y taoiafiofl, por cDyan jnriliiraH entra eilbando el vl nEc, contra el que lucha vfllerowimi- nlH la dtbil I k m a del candil. Muj- 1: H? OIIA e. la niwrra, muy pintoruíico el Gnadarrama, pero hay qne confeeír qno l CAIOT de la chimcnaik tlonb na invierno IrruHirttibLea y educlarHa encanlce blBL lOtlB Kra lllclK iJi. HrJ: t HBXirRfrno T- nníia cOKiruitPo ASTJÍTTCO