Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA LOTERÍA DE NAVIDAD CÓMO SB; H A C E E L S O R T E O En el día de hoy, cuando la atención del priblioo de Eppafia está fija en el resultado del sorteo de la lotería iU Na idad, i la que tantos confían el remedio de sus ponnrÍ! i- j- eHcaiJCce con mayor fe que á su propio esfuerzo, puri- ceno- j de i vtraordinario interés explicar á nuestros lectores de ijue ¡uod i so verifica esa operación de la suerte, que ha de mljiídiciir la fortuna al elegido de su voluntad caprichosa, operación iiue no muchos c o n o c e n y que no deja de ser digna de atención. Constituido el tribunal que ha de presidir el a c t o tráenseal salón en que ha de verificarse el sorteo las arcas que contienen las bolas representativas de los billetes de que consta la extracCAJA- DEPdsITO DE LAS BOLAS, ESPIRAL QUE LAS ELEVA Y BOMBO DE LOS HtílIEKOS ción y de los premios que han de adjudicarse. Estas bolas, que dentro de unos sacos de cuero vienen ensartadas en cuerdas de á ciento por orden correlativo y en rosarios de á mil, son examinadas una vez fuera del saco y el saco del arca, y contadas á presencia del público, que tiene derecho á examinarlas igualmente. Sobre la gran caja de cristal guarnecida de espeso alambrado que ha de contenerlas, córtanse los hilos en que van ensartadas, y cuando todas las que llevan los números correspondientes á los billetes del sorteo se encuentran en la caja, precédese á removerlas con largas palas. -A una sefial del presidente cesa esta operación, y se abre una compuerta que á uno de los lados de la urna corresponde con la boca de una espiral de espeso alambrado, que mediante la rotación que le imprime una manivela hace subir las bolas hasta una manga, también de alambre, por la que se deslizan para ir á caer dentro del bombo, cuy a portezuela ciérrase cou llave, que guarda el presidente. Cuóntanse, á renglón seguido, las bolas de los premios por el orden de su importancia, y deposítanse en un cesto de rejilla, cortando la cuerda en que van ensartadas, y se echan en otro bombo igual al que contiene los números, por cuyo enrejado de alambre se ven perfectamente las bolas. Cerrado también con llave este segundo bombo, procédese á mezclar nuevamente las bolas de uno y otro, haciéndolos girar repetidas veces. Nueva señal de la presidencia indica el momento culminante del sorteo. Los bombos parados dejan ver en su punto inferior la peque ña boca provista de una válvula, por donde deben salir las bolas una á una. Un niño hospiciano, que hace este servicio en cada uno de los bombos, da vuelta á la llave de la válvula, y la bola cae á la manga enrejada en forma de bocina, que la conduce á un platillo de cristal colocado sobre una mesa provista de su peDISPOSIOldN EN QUE QUEDA EL BOMBO, LA MANGA Y EL PLATILLO EN QUE CAE LA BOLA, AL OOJIENZAK EL SORTEO queño barandal de alambre, para evitar que la