Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL ITAS IIO l l OHO pilÍH IJllH Vil f l l HIU fiOM toili) P 1 qiu loH ojoH cif rrii, ilifpii ijne Hiñere lie liastío Mriri- i iisa, iiuo i lii rciiui. EB SU constante manía tener en lindas macetas cuantas flores delicadas contiene la primavera, porque quiere á cada aurora estrenar, hecho por ella, un vestido de claveles que cubra su estatua regia. Apenas despunta el día va recorriendo ligera con sus damas los jardines del palacio que la encierra, y hasta él regresan trayendo, sobre sus trajes de seda, llenas las faldas de ñores de tinta y forma diversas. En salón de fresco mármol, de una blancura que ciega, dan los cálices brillantes como una lluvia risuefia, y así el mármol salpicado, dirige la misma reina los tejidos de su traje hechos en mágicas ruecas. Pone á una dama á que rice volantes color de crema, á otra encajes de escarlata, á otra tules de violeta. Otras damas se entretienen en labrar la fina tela del manto real que cobije desde el pie hasta la cabeza. Tijeras de oro y de plata los sabios dedos manejan en el Obrador luciente del palacio de la reina, hasta que al cabo del día, sobre el blancor de la piedra, terminada y primorosa da la vestidura espléndida. 1 Qué orla de claveles blancos forma la linda gorgnera! I qué de claveles de oro en los volantes se mezclan! I cuántos claveles de sangre entre la falda se enredan! ¡cuántos claveles de púrpura en torno del pecho juegan! De claveles de corona está la corona hecha, y de grandes clayeiones el manto que arrastra y cuelga. Está en capullos el traje y no en corolas abiertas, que abiertas se desharían solamente con tejerlas. Al dar la siguiente aurora al cielo B luz primera, U para entretener su hastío viste su traje la reina, y porque el día entreabra su vestidura soberbia, en su jardín se reclina junto á una fuente de perlas; y á medida que la luz va dorando cielo y tierra, los capullos de su traje se hacen corolas risuefias. Pero la reina suspira entre tanta pompa bella, y es porque la flor del alma la tiene cerrada y muerta. I Reina infeliz que te vistes de frescas flores por fuera: abre por dentro esas flores y serás feliz, ¡oh reinal SALVADOR E U E D A DIBUJO DE MÉNDEZ BRINCA