Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
San Sebastián y Nooiemhre 1900. Sr. D. Juan Pérez Zúñiga. ¿Tendrán los hombres la misma forma siempre? Hago á usted esta pregunta para saber si está conforme con mi teoría ó no lo está. Darwin cree que los monos se convirtieron en hombres por cambios sucesivos de forma, y yo sostengo lo contrario: que desde hace tiempo el hombre se va convirtiendo en animal y en planta. Vamos á ver por qué. Loa fisiólogos admiten, y nadie lo pone en duda, que el organismo humano constantemente pierde substancia, y esta substancia es reemplazada por la que se asimila; ¿y no se asimila parte de lo que come? Pues bien; desde que nacemos estamos perdiendo la substancia que teníamos, y para reemplazarla comemos toro, ternera, caballo coliflor, etc. etc. por lo tanto, llegará un momento en que no tengamos en el cuerpo nada de lo que trajimos al mundo, y en vez de carne humana tendremos carne de buey, de rábano, etc. etc. Sólo conservaremos la forma, ¿no es cierto, caro D. Juan? Y aun de ésta ya se ha perdido algo. Y si no, examinemos algunos pueblos. ¿No es característico en los andaluces el pelo negro y rizado? ¡Es clarol Y la razón es sencilla: la carne que más comen es la de toro, y los toros andaluces tienen el pelo de ese color y ensortijado en el testuz. ¿Qaién no ha notado que el bigotazo que gastan los franceses es crin y no pelo, allí donde se consume mucho la carne de caballo? Alemania é Inglaterra, que hacen gasto enorme de ternera, la cual tiene el pelo rubio, han dado logar á que sus habitantes sean rubios. Ya se habrá usted fijado en que los yanquis no tienen bigote, y si se lo dejan es corto y duro. Ellos lo atribuyen á la navaja de afeitar; pero es debido á que consumen mucho cerdo; ¿y cómo es el pelo del cerdo? Ah! ¿Y los del régimen vegetariano? Conozco un acérrimo defensor de él, que si usted le viera diría: Ese hombre tiene por cabeza un cebollino. Sólo tiene cuatro pelos: dos en el bigote y dos en la cabezal Además, respecto á este punto, hay profetas. ¿No ha oído usted llamar á alguien lechuguino más de una vez? Pues el así llamado es un vegetariano; sus descendientes llegarán á ser lechugas ó cosa por el estilo. Créalo usted; el hombre, andando el tiempo, habrá perdido hasta la forma. ¿Está usted conmigo, don Juan? Suyo atento y S. S. -El Doctor Cogollo. II Madrid y Diciembre de 1900 Muy señor mío y apreciable Cogollo: Abundo en las mismas ideas que usted, y siento no disponer de gran espacio para tratar el asunto detenidamente. Sólo voy á decir algo de lo que se me ocurre.