Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA NOCHEBUENA DEL GOBIER Duelos aparte, que los ministros no son ajenos como hombres á las desgracias particulares, aunque como políticos lo sean á las publicas, la Nochebuena del Gobierno debe resultar una de las más envidiables y felices. Porque, tanto los que le constituyen como sus partidarios, disponen deHíírróíi y comen el Jfflyo, sugestivos nombres con que el pueblo soberano ha bautizado á la nómina, sin duda para dar á entender que nuestros gobernantes viven en continua Pascua. ¿Cuándo no es Pascua? se le puede preguntar á un ministro, Y, seguramente, no sabrá contestar. Y si al que no es nada ni nada representa no le falta ninguna Navidad u n amigo cariñoso, el tendero de comestibles, por ejemplo, que le manda entre las modestas vituallas del mes tal cuál botellita de vino generoso, que no tiene de generoso más qiie ser de balde, y tal cuál cajita do jalea, que la está ciando al mojaleando el hombre una semana antes, pues cada vez que desto empleala criada baja á la tienda por algo se la anuncia y se la do del ramo en encomia, jfigúrense ustedes cuántos obsequios no tendicho p u e b l o drán los ministros, que todo lo son y todo lo represenq u i e n agradece tan, y gracias á cuyo favor viven en España á expen con un pernil su sas del Presupuesto infinito número de familias! inamovilidad. La casa del, consejero de la Corona debo convertirLa tarjeta manuscrise estos días toda ella en almacén de víveres, hasta ta es mayor que el el despacho de S. E. jamón, para que el saY la familia cariñosa los va colocando y clasificrificio del pobre sucando por especies con gran entusiasmo, no por balterno no pase deslo que son en sí, sino por lo que representan; a p e r c i b i d o á los ojos porque cada rara de aquellas serpientes de made S. K. zapán, cada una de aquellas botellas es un Allí, un magnifico queso de tributo rendido á la importancia del minismanufactura casera pregotro, que al regresar á casa, molido y fati na el agi adecimiento del algado de la rada tarea que en líspaña recalde pedáneo de un pueblo; quiere el Gobierno, sorprende á los su ¡vaya usted á saber cómo será yos recogiendo los laureles en forma el queso! de tarros de compota y de latas de Acullá, un -cajón de puros de elaconserva... boración especial para el ministro, Basta ver los innumerables regalos demuestra lo obsequiosa que la que rebosan de la despensa por los Compañía Arrendataria es con toX asillos é invaden las habitaciones dos los gobernantes. y asaltan las sillas y las butacas No tenemos la misma suerte los goy hasta la propia mesa del mi bernados. nistro, en una de cuyas esquiSobre esta mesa, un soberbio cesto en nas se refugia el proyecto de el cual atraen la atención artísticamente ley ó el plan de reformas atecolocados con lazos y flores los más ricos morizado do aquella invavinos y las más suculentas viandas, es gasión, para adivinar sobre llarda manifestación de la esplendidez y poco más ó menos la claopulencia de una gran sociedad. se de favor que cada uno A lo mejor, el ramillete que le corona suele representa, y aun la p e r sor una alegoría de la entidad obsequiante, y sona agradecida. el enigma se descifra por sí solo. Aquí vese un jamón Sobre otra mesa, otro cesto en que la magnificenauténtico de Trévecia exagerada está reñida con el buen gusto, prolez, que á cien leclama el agradecimiento de un contratista, abasteg u a s está denuncedor ó cacique rural. No faltan los consabidos tarros de compota hecha por las monjitas y acompañados de sus zapatillas bordadas, para que S. E. ya que saque la cabeza caliente del Gobierno, no saque los pies fríos E n suma, que en las caprichosas etiquetas de todos aquellos presentes está escrita, acto por acto, la vida política del ministro.