Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M: uKBr. KS ivioiDKE- iíOS w TETERA Y TAZA. AZUCARERO H AY que convenir en qoe el afán de novedad no es buen consejero en lo que se refiere á la moda. Muchas veces, por llamar la atención, se recurre á medios que no sirven para otra cosa que para acreditar el mal gusto del que los utiliza. Debe procurarse á toda costa evitar esto, que hace degenerar la elegancia y la distinción en cursilería. A veces la misma extravagancia de un objeto impone su uso, porque á los primeros que por su rareza lo admiten para diferenciarse de los demás, no tardan en seguirles los otros por espíritu de imitación, y generalizado de este modo, llega á hacerse de moda el objeto que á primera vista se nos antojó aborrecible. Esto ha debido pasar con los modelos de tetera, taza y azucarero que presentamos hoy, cuyo mal gusto no puede negarse, pero de los cuales no podemos prescincir por haberlos consagrado la moda. Eindiendo, pues, tributo á este raro capricho impuesto por ese desmedido afán de novedad más que por el buen gusto, eneabezamos esta página con algunas de esas extravagantes creaciones; pero siendo el propósito preferente que perseguimos en esta sección proporcionar á nuestros lectores todo aquello que á su elegancia una la sencillez en la ejecución, incluímos también el modelo de un mueble que se recomienda por ettas condiciones. Los modelos con que encabezamos esta página son; una tetera, una taza con su platillo y un azucarero; la tetera afecta la forma de un hipopótamo, y su mayor mérito consiste en ser de plata mate ú oxidada, así como el azucarero, la taza y el platillo. En todos estos modelos se ve el afán de la originalidad, que sin pararse en barras todo lo sacrifica á esto. Pero no cumpliríamos nuestro propósito si por considerar estos objetos de mal gusto hiciéramos caso omiso de ellos estando de moda y habiendo conseguido alguna aceptación. El rnodelo de aparador que publicamos, por el contrario, es elegante y nuevo, sin salir de los moldes del buen sentido. Su extremada sencillez permite que pueda ser construido por cualquier ebanista ó carpintero, cuya habilidad no ha de encontrar grandes dificul tades que resolver. El nogal ó erroble son las maderas más indicadas para este mueble, que debe jugar con el resto de los que compongan el ajuar de la habitación; también puede construirse de caoba, y puede emplearse esta madera en tono ciaro para los tableros y obscuro para los filetes y marcos, variedad que contribuye á la mayor belleza del mueble. Los adornos que lleva son de plata oxidada, muy de moda al presente, ó de otro metal mate. Tanto su forma como la división de sus compartimentos, lo hacen bonito y cómodo para el uso á que se le destina. APARADOR I