Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El ideal de la unión IberoamerieaEa puede considerarse un hecho. Era una aspiración acariciada por loa españoles de allá y los españoles de aquí, aspiración que para traducirse en realidad no necesitaba más que un punto de partida. Las sesiones del Congreso lo han establecido cumplidamente, puesto que de todas las Eepúblicas latinas han acudido al llamamiento ilustres representaciones nacionales, que con perfecta armonía de criterio establecieron las bases de concordia sobre las cuales debe elevarse el edificio espléndido de la unión. Con entusiasmo digno de la causa han contribuido á la obra cuantos en ella tomaron parte, y en todos los discursos y en todas las soluciones puestas á discusión háse visto el deseo unánime de facilitar la anhela- da tarea. BLANCO Y NH RO se ha honrado al seguir en sus páginas el movimiento importantísimo de esta labor de paz y de grandeza que tan brillantemente ha inaugurado el reciente Congreso, y no juzgarla cumplida su misión de consagrar á ella el recuerdo entusiasta que merece, si después de haber experimentado la inmensa satisfacción de recibir en su propia casa la visita de los ilustres congresistas que con su presencia la honraron en la tarde del. 20 del actual, y de haber ofrecido al público los retratos de las ilustres personalidades que componen la brillante representación americana, no terminase hoy dedicando un recuerdo cariñoso á los organizadores del Congreso, que con la infatigable energía á que daba alientos su noble afán, no se han permitido momento de reposo hasta ver realizada su obra. Como los que con mayor entusiasmo y constancia han trabajado, y á los que, por consecuencia, mayor parte les alcanza en la gloria, debemos citar al dignísimo presidente de la Sociedad Unión Iberoamericana séfibr Rodríguez San Pedro, cuya amplitud de conocimientos, clara inteligencia y enérgico carácter, han contribuido poderosamente á los felices resultados de esta labor; al secretario, D. Jesús Pando y Valle, cuya actividad y experiencia han sido útilísimas á la causa; y á D. Luis de Armiñáh, publicista distinguidísimo que ha prestado la valiosa cooperación de su elevado juicio, de su gran entusiasmo y de sus grandes méritos de escritor, para el más brillante éxito de tan hermosa empresa. Todos pueden estar satisfechos de la obra realizada; no era de esperar en tan poco tiempo un resultado tan positivo, y aunque de las brillantes sesiones del Congreso no se obtengan soluciones inmediatas, es indudable que han quedado establecidos los sólidos cimientos sobre los cuales se elevará muy pronto el hermoso edificio que ha de ser base firme de nueva grandeza, de nuevo esplendor, de nuevo poderío. Fotografías F. Debas y Compañy