Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JL CTXJ A IvI D A D K S Eleonora Duse. -Nuevo canciller aleraá: -El g l o b o dirigible. -Nota cómica. Seguramente recordarán todos nuestros lectores la última campafia artística que realizó en Madrid la genial artista italiana Eleonora Duse. No es ésta ocasión ni hay para qué descubrir á la eminente actriz que pasea triunfalmente por Europa su nombre envidiable interpretando felizmente la tragedia, á la que llega en todo el apogeo de sus poderosas facultades, como en Oleopatra, uno de sus indiscutibles éxitos, y las obras psicológicas modernas, entre ellas la Nora de Ibsen. Bastará decir que hoy por hoy su prestigio hace sombra á otra gran figura de la escena contemporánea: á Sarah Bernhardt, consiguiendo recientemente en su tournée artística de París que el público y la prensa) a consagraran eii La Dama de las Camelias como la mejor Margarita Gautier, pues hasta que Eleonora Duse D se dio á conocer en la obra de Dumas, O después de haber sido ésta la obra predilecta de todas las grandes actrices, no tuvo Margarita Gautier el relieve delicado y poético, la ternura que supo darle la eminente artista italiana. Y es LA DUSE que en Eleonora Duse no entra el artiflcio, la fie CLEOPATRA ción más ó menos acentuada y discreta; todo en ella es sentimiento, verdad, ambiente humano; por eso después do la representación su cuerpo queda desmadejado y rendido de la gran sacudida, del esfuerzo de su temperamento nervioso al servicio de los personajes que vive en escenfi. Por e o tiene tan extraordinario relieve su figura: por sn ingenuidad, por sn concep ción vigorosa. Eleonora DuKI, EO ORA DUSK KM ll, LOGANDIERAS DE GOLDONI se es veneciana, habiendo nacido en la poética ciudad italiana allá por el afio 1860. Su primera revelación como actriz fué en el teatro de Verona, interpretando el papel de Julieta en Los Amantes de Verona. Este fué su primer triunfo, acabando de confirmarla en sus ilusiones de artista el público napolitano, uno de los mejores y más entendidos de Europa. Cuando se organizó en Viena la Sxposicidn internacional de Arte dramático, la Duse solicitó que se la permitiera dar algunas representaciones; pero como se la contestara que sólo podían tomar parte los artistas de primer orden la actriz italiana, que con razón fiaba mucho en sus propias fuerzas, á costa de grandes sacrificios llegó á Viena y anunció La Dama de las Camelias. En las primeras representaciones el teatro ofrecía un aspecto desconsolador por el escaso público que asistía; pero pasaron algunas noches, y la Duse tuvo un éxito tan extraordinario, que se vio en el caso de dar una nueva serie de funciones para poder satisfacer los enormes pedidos de localidades que llovían en la contaduría del coliseo. Juan Kaio, su diligente y afortunado empresario, ha conseguido que dé en Madrid seis representaciones, que seguramente á los aficionados al arte dramático les habrán de saber á muy poco. Después de su excursión por España y de cumplir sus compromisos en algunas capitales europeas, la Duse descansará de su larga jornada y emprenderá para la primavera su anunciada tournée por América del Norte, donde cuenta con tantos entusiastas como espectadores. Bí emperador de Alemania ha cambiado por tercera vez de canciller del Imperio, observando en esto distinta política que