Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JLl I I E XvIBHLE PfiTSí) QH que pu dBD E g j s r d e l i i vida librctníTití PÍH Bpremloa ni irabite; par lo- i i; üe pueden h a t e i tiesta clfcl rila lio l hur, D: iilAr ii tO m el dotniíiKi n Jii ticniERp rarradas, los mefenileros ablpTlofl y Ion cabal litis deí TID Vivo gPitüpaniln vertiüLDoaainenlc u n i d a do iiu orfíBnitlo, El dominpíi, p iir, la j; Qi ¡lst rica, e lio día poporífero, larEn, b n n i d c pjira ta IÍCIIIH que luríiniela BPnJBiin vive r- ncerraria pn el lullor, n la lírica, fia el coineríio, en loa rUiíríeJc? ol IIOINÍÜRO uw nn día magno, úv alegría, J e que hay q u e aprovechar So hay momentu más te Íx para el d pendienlB de CQUierclo que riíando cíerjn L- L KAljailoEKirlaníiiíhalaupuertR 9 líela llarufay It las üiAuíras Yo I- F nfflctoé domingos. Para el b o i t e r n e n s í i v í e o e s muy BUpeiior, más euLJime que el fínuíjao LifrCiafe apti sperafiza del HünlPr Xo m abre In- -domingna; y t horlera faboiea do? nteni 3 BO y p l a u c a IpqTiOiíadí hnferíldía Sipiiítüle dffdo por la maflJinH; el jorualero vuelve AHII cami del taller con el j a m a l d e la pii mujer distribuye el di nato paia la íflea, y el domin; o so aprovecha yc- nilo el mulrioiopi í on IIM rhjcíis, e ¡loa lii- neo, por dclauLe á merejidar ennlgi n cerTklJa on n nL p L v envidiable cAlnia; el soldado pieur a eu fiuMantornet que eldomíngt íriepía ninl T de príía, y que en cuanto da de cumcr A loa p. eELc) dtop, Pe pone lo mejorciio del i- ofie, y brincando las escalera? t o r r e por lae callee r a n i l n o d e lae VentaH 6 d í l Pnenlp, donde In Poldado para echar uu bajley montar l a e en loa columpios v pnlie la sita de la criada y IQU aborrcsdeleoldado. eienipro hay Un liueco para tomar una íútÁ ra: aicii ¡itiEfef, tnojaffiafhi deAliCí! jitr ú ctroa fambrea, B ¡el día amanecB lluvioso, adiúu ilDztionea ndlúa baile boneslo placer y único recreo do la ilnstra fregona; pero ai llneve, entonctr el programa pníra uun notaUe modiQcadúu: eleoipre hay leatrosdoude pasar In Urde puf drjB realea q u e cue Ea. la eutiada eueral y qn rarcaJHdaa, qaé alboioio t u elgalllneio, i: on una alegría ana y un Lumor ranino que piE anan ODA hermoPK huelga de preocnpacioDeal ¿Quién no habrá envidiado muchafl veces cea fplitidad tan cojn lc a? ¿Qníín al entircPB risotadas fnerlea y estrepitosas na h a b r i nonreído bené val ámenle? Yo de mi r e d e c i r que luUE ha vecps he Ido al lealro p a t laa tardes para eozar d e e í o eepectát- ulo. m u i h o mifl entrvloiiido que t i qiie ae repreifenU en el epepnBiio, P ro á las ocho Eermlna futalmenlo el ploío: po naihú el dominpo; bay fjDO apretar el paeo TS llepar ¿tiempo de s e r v i r l a comida á oe asnoritocí; el tioldado liene queeKÍar pn el cnarleT, le l l á m a l a llata el obrero para cenar y nt- oF- laffO ictoprPao; y u t h a á loa ptia dlaw de irabajCÍH d e entierro, conlnudo dÉft p o r d i a el momeulo de k libertad, el íuapicado domingo, dejlciopo parínU is entru una y OITÍ omana. Por e o no e roea do mirar deedenor aEnenie al calendario cuando al arrancar la boja eotidiana nos aviria el deacaDío dominií aL Felitea loa que pneilen dlf pouet de iin día entero para nLre Jiíi e libremenLe á laa ei kanhioneif de una alegría uodieifldB durrinto una eemTiua. VerdadcTamenle ofl cúea de envidiarle pírTquo domo dijo el ñl iifu, la fdlcidad CJÍJ en ios humildes. JOrfüB FJ. OlíIDOR (plBlT O DE JLNDKAU DE íJiiRfino rjiT ri a zoMTUH- O. Vfi OirMVt