Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C O KCSE J- ZL, POR APELKS MESTRES 1. -Lleno de liiui Oles, y sin un irmnivcdi, regresaba á su hogar un soldado. 2. -Al pasar. junio a u n a eliarcaencontró una rana presa en unas redes, la cual le suplicó con lan persuasivas palaiira. s Quo la devolviera laliScrLad -ciue el pobre inucUacho no supo negarse á ello. Agradecida la rana, quiso recompensar tan noble acción cual se merecía, y lomando una enea i: -le dijo al soldado: Jilonla en ella, y fiel á tus mandatos, te conducirá adonde mejor te plazca. 5. -Y ofrceicndüselc su más atenta y segura servidora, zambullóse en la charca, G. ¡Al palac io del rey! dijo. Y scnlóse sobre la obcdienle enea, que lo llevó por los aires J 7. -hasta introducirle en la mismísima sala del tesoro, en la que se hallaba á la sazón el avariento rey. 8. -Y diciendo: Con permiso de Vuestra Alteza y asiendo del montón un par de talegas muy repletas 9. -volvió á monlar el viajero en suinl atigable cabalgadura, dojando al rey absorto. 10. -rero hal) iéndose agarrado á él el soberano, y pudiendo apreciar todo el valor de tan singular corcel 11. -dijo para sus adentros: No me correspondo menor parle á mi que á un miserable vasallo. Y partió con su puñal la enea. 12. -Y como la parte que correspondía al rey no tenía talisnutn ninguno, el codicioso monarca fué á dar en un profundo abismo.