Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
No todos son entusiastas partidarios de las reformas; los hay, como en todas las cosas, eternos protestantes que murmuran y reniegan diciendo constantemente: cjEsto no pasa nada más que en este país! En el extranjero, cuando se asfalta un piso, hay unos aparatos que se tragan el humo de las calderas. Pero no sólo la Puerta del Sol sufre en estos momentos un cambio radical en su fisonomía, sino todo Madrid sucumbe á la piqueta demoledora, atreviéndome á recomendar exquisita prudencia á los que tienen la costumbre de leer por las calles, porque á lo mejor una de esas infinitas zanjas constantemente abiertas por obra y gracia de las empresas particulares, que se pasan la vida tendiendo cables, interrumpen bruscamente la lectura. Compadezco de veras á los pobres adoquines. Y es que todo cambia. Antiguamente no se levantaban nada más que por causas políticas; se hacinaban en barricadas y se mudaban de la reacción á la libertad; pero ahora un adoquín es un subordinado de cualquier compañía, y á la revolución de los adoquines hay que afiadir la de los postes, que entorpecen en las aceras la circulación de los transeúntes, pero que son de indudable utilidad para los novios callejeros, que pueden recostarse á sus anchas sobre las columnas de hierro y hacer señales amorosas á la elegida de su corazón. Por supuesto, que de todas estas ventajas, pavimentos modernos, fluido eléctrico, farolas elegantes, no disfrutan más que los vecinos del casco de la población; los que viven en la herradura son gentes que no tienen derecho á nada: ni siquiera al progreso. aí 5? s La reforma de la Puerta del Sol, desde hoy Puerta de Santo Mauro, ha dado origen á que muchas patronas que t i e n e n casas de huéspedes en las calles próximas al gran centro madrileño, hayan subidoel precio de los pupilajes, introduciendo importantes modificaciones en los anuncios. Ya no dirán, como hasta hoy, Huéspedes á diez reales, con vistas á la calle, luz eléctrica y peluquería en el entresuelo. A esta coletilla añadirán: Y á dos pasos de la Puerta del Sol, asfaltada recientemente. Bromas aparte, la iniciativa del alcalde en pro de la mejor urbanización de esta famosa corte de los milagros, merece el aplauso de los madrileños. Yo sé de buena tinta, ó mejor dicho, de buen asfalto, que los v e c i n o s de Madrid, agradecidos á los esfuerzos del alcalde, piensan obsequiarle con un gran baile en la Puerta del Sol el día que se inaugure el nuevo pavimento. Cosa que antes hubiera sido i m p o s i b l e porque cualquiera bailaba sobre el adoquinado que ya conocieron los progresistas! Y es que, sin duda, el nuevo alcalde ha sentido florecer su vara, pues de todos los Prefectos, él ha sido el elegido para arreC WiX? A y glar la Puerta del Sol. En el quinto círculo no ven los dos poetas ifnás que un gran lago de pez hirviendo, donde se forman y se deshacen íin cesar negros borbotones i. INFIERNO, de Danto. LUIS GABALDÓK Fotografías Ásenlo