Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IvlUESr, ES IvlOX: ICS, IÍISTAS MESA TOCADOR A en Uno de nuestros números anteriores indicábamos la tendencia iniciada hiace tiempo de sustituir en el arte de la construcción de muebles los estilos de complicada ejecución por los modelos inspirados en el modernismo que impera. Particularmente, en los muebles de lujo va haciéndose cada día más general lá sustitución del antiguo arte por el nuevo, que si bien es verdad que carece de la belleza majestuosa que ofrecen los modelos inspirados en el gusto de otras edades, tienen en ventaja la sencillez y la economía. En el estilo modernista con aplicación á los muebles, se observa alguna reminiscencia de los de la época del Imperio; el trazado general, la sencillez de líneas y el adorno, recuerdan algo de aquel arte swi geñeris que rompiendo con la tradición, vino á posesionarse del gusto, no sólo francés, sino de muchos otros países. No obstante su aparente ligereza, los muebles del estilo modernista hoy en boga son de bastante solidez. Eu ellos, un adorno, una atrevida curva que parece extravagante capricho de la imaginación del artista, suele ser en realidad un refuerzo importante que presta al mueble una resistencia y una duración e x t r a o r d i n a rias. Los dos modelos que ofrecemos hoy, son igualmente interesantes dent r o de este estilo especial. El primero es una elegante mesa de tocador, mesa auxiliar que tiene por objeto contener los mil utensilios que son indispensables al aseo y cuidado de una dama. Las distintas divisiones de la mesita ofrecen cómoda y segura colocación á los frascos, esencieros, pomos, cajas y demás artefactos de uso corriente, cuya aglomeración sobre el tablero del tocador resulta incómodo y expuesto. Esta mesa auxiliar debe armonizar, en lo que al color de su pintura se refiere, con el resto del decorado, que como es sabido suele distinguirse por su claridad en las habitaciones destinadas á este objeto. Ligerísima talla sirve de adorno á la mesita, para cuya confección pueden emplearse rnaderas naturales, cuya pulimentación es su mejor pintura. También damos, para nuestras bellas lectoras, el modelo de un musiquero cómodo y capaz, y cuya forma y adorno obedecen al mismo estilo. De construcción facilísima, cualquier mediano artífice de muebles podrá realizar este trabajo solamente con tener á la vista el dibujo que incluímos aquí. También debe ser claro eu color, y una ligera pintura alegórica, hecha al óleo ó al esmalte, en la parte superior de sus lados, contribuye á embellecerlo notablemente. Ligeros labrados ó aplicaciones de metal completan el elegante aspecto de este mueble, de cuya b e l l e z a puede juzgarse por el dibujo. MUSIQUERO