Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IvAS FIv- AM AS DK; SAI Ori Son, en verdad, el más bello adorno de una morada elegante; pero, como el pajar! lio encerrado en jaula de oro, viven tristemente, suspirando por la libertad de que no disfrutan. Que su extremada delicadeza no les permita resistir las inclemencias de la temperatura, á cuyos embates sucumbirían, no quiere decir que carezcan de derecho para quejarse de la clausura á que están sometidas, porque, como todos los seres de la naturaleza, por mucho que necesiten preservarse de los rigores atmosféricos, piden para vivir aire puro que respirar, alimento que los nutra, luz que alegre su existencia. Él invernadero es lugar apropiado para preservarse de los peligros de un sol que abrasa ó de un frío que hiela, porque á través de sus cristales penetra la luz vivificadora, sin la cual no hay vida posible, y una prudente instalación de toldos y de estufas permite entrar el aire templado de los ardores del sol, ó esparce en torno él calor que conforta. El salón, como eterno retiro, acabará pronto con la planta, si el conocimiento de sus necesidades como ser viviente no determi na el cuidado que exige su prosperidad. Siéndoles necesario, indispensable el aire, el calor, la luz y el alimento, es preciso procurar proporcionarles todo en la medida conveniente. Una temperatura extrema ó el brusco paso del calor al frío es tan perjudicial á estas plantas como puede serlo á las personas; pero esto no quiere decir que sea prudente privarlas en absoluto de la intemperie en una ú otra estación. Basta no exponerlas á los rigores, que no reciban directamente el calor ni el frío, que no les falte el agua, siendo preferible la que se les suministra por medio de un receptáculo en que se coloque la maceta, que la que se eche por encima. Cuidadas de este modo, podrán vivir en las habitaciones, sirviendo de alegre com- OTRO ESMALTADA plemento á su decorado. SALÓN MACETA DE PORCELANA P A R A PLANTAS DE MODELO DE MACETA DK PORCELANA PARA PLANTAS DE SALÓN