Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Esta sospecha de la baronesa despertó sns celos, que fundados ó no, llegaron á obsesionarla profundamente, dando ocasión á escenas violentas. Pocos días há, encontrándose María Luisa sola con Matilde, acusó á ésta de deslealtad, y en un momento de furor, quizá provocado por la actitud de su hermana, cogió un revólver y comenzó á hacer fuego sobre ésta. Uno de los proyectiles alcanzó á la joven en una mano, otro entró pOr el pecho, atravesándole un pulmón y ocasionándole la muerte. Bl espantoso drama ha causado profunda impresión en Rusia, donde el barón y su familia eran muy estimados y conocidos de la buena sociedad. El matrimonio tiene tres hijos, el mayor de cinco afios. No hace mucho tiempo, y á las iniciativas felices de los Sres. Villar y Díaz Benzo, se constituyó la primera Junta del Tiro Nacional. Desde el primer momento encontraron simpático apoyo en prestigiosas ReSilfraaoal- N personalidadí s los proyectos nacidos al calor de idea TITULO DE s o c i o DEL TIRO NACIONAL tan práctica y útil, y La Nación Militar dedicó sus columnas á su desarrollo y organización, logrando en toda España ía constitución de juntas y la adhesión de los elementos más importantes. Tanto en Madrid como en provincias fueron tan numerosas las adhesiones, que hoy puede decirse que constituye esta asociación un organismo verdaderamente nacional. A la más pronta y feliz realización del pensamiento han contribuido cuantos lo secundan con verdadero entusiasmo, y á esto se debe el que en tan corto espacio de tiempo hayase traducido en hecho la hermosa idea. Próxima á dar comienzo á sus tareas la Sociedad de Tiro Nacional, cuyo primer certamen se anuncia para muy en breve en Zaragoza, y del que son organizadores los Sres. Gracia y La Cruz, tan conocidos y apreciados en la capital aragonesa, empezarán muy pronto á circular los diplomas de socio, que son una verdadera obra de arte. El original de estos diplomas, debido á la inspiración y buen gusto del notable artista nuestro querido compañero Sr. Arija, avalora considerablemente estos títulos con que se honran los adheridos á la naciente Sociedad. CONSULJA POLÍTICA ¿Cómo le encuenira usted? Muy mal! ¡Tiene perdida la campanilla!