Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HÚSARES DE LA PRINCESA H a n cambiado estos días las guarniciones de Caballería de los cantones próximos á Madrid. El momento de la salida de u n regimiento de un punto á otro es siempre interesante, y cuando el regimiento ha pasado en una ciudad ó en u n pueblo dos años, deja muchos recuerdos y muchos amigos. Los húsares de la Princesa han vivido en Aranjuez esos dos años; y el otro día, cuando se supo allí que volvían á Madrid, se recibió la noticia con mucha pena. Más de una mujer bonita ha quedado con luto en el alma, y los soldados, en su mayoría andaíuce. s, habían cautivado en el pueblo de las fresas y de los espárragos muchos corazones. Millones de flores hay en Aranjuez; pero como las que echaban los húsares á las muchachas, no las produce el suelo! La oficialidad de este regimiento es de las más distinguidas. Casi todos los oficiales pertenecen á familias aa- istocráticas. Córdoba, Letona, L a O, Escario, Maquieira, los Manzanos, Mac- Croon, Bascaran, Seijo, Oeballos, Senespleda, Pierrad, son los apellidos de aquellos que han soportado los tristes inviernos del Real Sitio y han dado vida á la población animándola con fiestas, representaciones teatrales, garden- partys, maniobras mihtares y conquistas de corazones. Son todos ellos muy simpáticos, desde el bizarro coronel Jaquetot haata el último soldado, y en este regimiento no suele haber roces ni disensiones, porque parece una familia bien avenida. Para compensar el aburrimiento de Aranjuez en invierno, h a n tenido la hospitalaria casa de la duquesa de Villahermqsa, que vive allí todo el año, y le alabo el gusto, porque el placer de vivir entre árboles seculares y respirar oxígeno supera á todas las diversiones de las grandes ciudades. La duquesa, como todo el mundo sabe, tiene un alma de artista, rinde culto á todo lo que hace olvidar la prosa de la vida. E n su casa de Aranjuez, los húsares han tenido durante dos inviernos un salón en el cual han podido hacer vida madrileña, y al ser destinados á Madrid traen el recuerdo de agradables horas pasadas junto á la ilustre amiga. ¡A Madrid! La noticia del cambio de guarnición les sorprendió agradablemente. Ya se acabaron las escapadas y las licencias, el ir y venir á cada momento á la corte. Los casados, que tienen todos ellos mujeres muy bonitas é hijos encantadores, notarán, sin embargo, la diferencia do instalación, porque en Aranjuez han vivido en casas con jardín y huerta, han disfrutado de la primavera más hermosa del mundo, y los solteros h a n tenido tiempo de enamorarse y aun do casarse algunos. Otros dejan allí las novias, que van á quedarse, á fuerza de llorar, como los espárragos de la tierra. El coronel Jaquetot dispuso la salida para el sábado 15, á las ocho de la mañana. La marcha había de hacerse en dos días, sin prisa, para no fatigar inútilmente a! regimiento. El do- m