Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TZ 3 y c r x -Á i Á J TRAJH DE glCn. IANA V F. R D K C O N LUNARRS BLANC. OS CON No porque en esta época las eras vayan quedando desiertas, las playas menos animadas y la Exposición más concurrida que nunca, queda ociosa la inventiva de modistas y modistos. Nada tiene que ver una cosa con otra; pero yo quiero á toda costa, ya que en la variedad está el gusto, dar mudanza á estas crónicas, y ¡quién sabe si habré diciio alguna tontería I (de fijo que sí) pero las mismas sandeces á veces divierten. Además, las lectoras españolas son tan indulgentes, que de seguro l n. las perdonarán ó las pasarán por alto para ir á lo esencial: la descripción de los perifollos, asunto que á toda mujer interesa. Por lo tanto, vamos al asunto. Y el asunto es hoy esta figura en sus dos aspectos: de frente y casi de espalda. Hace dos afios que por esta misma época empezaron á usarse los sombreros cuyo adorno ostentaba de frente algo que á un turbante se pare cía. Se conoce que la moda gustó, puesto que vuelve. Bien venida, ya que favorece y no es llamativa. El sombrero éste es de paño fino, formando plieguecitos; es verde más bien obscuro, y toda esa tela que á más de formar el adorno casi lo cubre, es de I. terciopelo verde más claro. El traje, de siciliana también verde, de un verde pistacho; color que aquí tiene muchas devotas, puesto que dicen todas, y creo que dicen bien, que hace mucho bien al rostro. Y ya se labe: no hay ser más agradecido que una nujer favorecida. La gran novedad y el atractivo de este teido tan precioso, es que tiene dibujo; lunares) lancos, como si se tratara de un foulard. Es toilette indicadísima para esta época del año. El corselete, cinturón que ha de usarse muT R A J E DE S I C I L I A N A V E R D E cho este invierno, es de terciopelo enteraL U N A R E S BLANCOS (D E L A N T E R O) mente igual al que guarnece el sombrero. Y como ahora todo el afán estriba en alargar el talle, ya que la delgadez es hoy la gran aspiración de las elegantes, esta clase de adorno secunda á maravilla los deseos de cuantas suspiran por ser esbeltas. El cuello es igualmente de terciopelo verde; los entredoses que adornan el corpino en la forma que el dibujo nos enseña, son de guipur blanco; y las mangas, así como la falda, ostentan también este mismo bonito adorno; porque es indudable que el entredós de guipur contribuye á que una tela regular parezca buena; y si la tela es superior, entonces ya no hay más que pedir; miel sobre hojuelas. Tiene esta falda bastante vuelo por abajo; ninguno por arriba. Ya ven ustedes cómo va abrochada, de modo que abulte lo menos posible. Todavía no han acabado de presentarse las modas de invierno, pero ya tardarán poco. Los que han de implantarlas no se dan punto de reposo. Este es un mes muy atareado para todos cuantos nos han de enseñar qué es lo que ha de usarse. Descansará en Septiembre la madre tierra, descansarán los hombres; pero la Moda no descansa nunca. t y. ir MAD. DB M Ü S S Y París, Septiembre 1900 T R A J E DE S I C I L I A N A V E R D E CON L U N A R E S BLANCOS (ESPALDA)