Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M P fess INICIADOS VIDRIERAS fmí; i p, j t. i- f c r- I iii- -hizo i loi i. sp; irioli- -j. J u r; Mii: lu lü rl i cliis ID- 1II IIIÍ II- ii: is C: Ii y IIÍ: ili ii i li la tif rr- i, pi- ri) lU l ii iniirli- i! i- nn: l l: iii rr; ít: il iM: it -ri ¡i, i, ni se iMJ. in -r- Hiipi ii 1 111 l; i iMiMi nii ix pi iiiu íla. S o i l i n p n i Icis S) i ¡i lu míouiu quií la bjloUas, que en cuanto se ponen juntas al menor choque se quiebran. En todas las reuniones, meetings, juntas ó asambleas, indica nuestro carácter su frágil naturaleza. Se trata de una cuestión de importancia y trascendencia, y uno pide la palabra y defiende lo que piensa; mas los otros que le escuchan, quebrados ea la soberbia por no hacer lo que aquél dice, de distinto modo piensan. Más que al valor de lo dicho y á la virtud de la idea se atiende á la autoridad del orador que la espresa, y pensando cada cual ser la autoridad suprema, ve muy sana su opinión y perjudicial la ajena. Para curar las heridas de una catástrofe horrenda y socorrer álas gentes damnificadas en ella, nombró el Gobierno una Junta de notoria competencia que á los heridos curara y á los pobres socorriera. Hfzose acopio de ropas, de mantas, camas y vendas, y de cuatrocientos parches para curas antisépticas. La Junta deliberó acerca de la maiiera de llevar á cumplimiento la caritativa empresa; cada cual ante los otros su criterio manifiesta, y todos se rectifican, se ofenden y sé molestan. Alguno, más que al asunto que á todos les interesa, atiende á lucir allí el cristal de su elocuencia, y otro, que odia al elocuente y á quien la envidia le ciega, sólo por mortificarle la opinióii contraria lleva; todos por estos caminos se enzarzan de tal manera, que hacen bajar á sus manos la actividad de sus lenguas, y con tal ira se embisten y eon tal futor arrecian, que ellos fueron Ips. primeros én aplicarse las vendaSj los algodories y parches de las curas antisépticas. Del carácter español hizo el diablo esta receta: treinta adarmes de amor propio, diez adarmes de soberbia, ocho mil de vanidad, cuatrocientos de pereza, todo lo cual se deslíe en una envidia muy densa y se pone á hervir al sol ardiente de nuestra tierra, y salen los españoles de tan cristalina esencia, que al menor golpe se rompen y al menor choque se quiebran. EAFABL T O E E O M É DIBUJO DE ESTEVAN