Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
en el piano polkitas y valses propios de la estación, en los que vivaquean siempre hay una mano diestra que sepa arrancar de la guitarra tangos y sevillanas lí otra música más remarcable para los que gusten del cimbreo y de marcarse con su pareja; y menos mal cuando no bay más que guitarreo; pero los hay de labor más fina, que sacan cosas en un acordeón, y éstos ya no son tan tolerables, porque el acordeón es algo así como una cantárida musical. Las madres, á través de todas las clases, se duermen en cuanto el baile llega á su período más provocativo, y la danza y la fiesta sigue hasta entrada la mañana, que comienza el original desfile de personas, botijos, camillas, colchones y demás efectos. Así como en los balnearios, en las playas, se organizan una ó dos veces por semana expediciones á los pueblos cercanos, en coche, en burro, ó ya que las ciencias adelantan una barbaridad, en automóvil, mi gente tiene también el domingo para salir del casco de la población y dirigirse en alegre caravana á la Bombilla, al Puente de Vallecas ó las Ventas del Espíritu Santo; y aquí no hay burro, ni automóvil: todo lo más el tranvía, pero generalmente un pie delante de otro. Como los que veranean en los barrios bajos de Madrid no suelen ser Tamames, llevan la merienda hecha, porque así sale mucho más económico, y en el merendero ó taberna donde hacen alto sólo toman el vino y el pan; otras veces toman una merluza regular, que los acompaña hasta la vuelta, merluza que no paga derechos de entrada. Kada de derechos, sino dando tumbos todo el camino. Y como decía el tan citado aquél: En casa no comeremos, pero en cambio nos reímos mucho ó lo que es lo mismo: si los que forman parte de la tan acreditada capa social de embozos modestos no pueden aspirar á los lujos de un veraneo rico, en cambio, y como el buen humor lo suple todo, la Bombilla resulta un Biarritz y las Ventas un San Sebastián. Y gracias á estas distracciones la gente de los barrios bajos distrae el calor, aunque ésta ea una de las cosas más difíciles de disimular. LUIS G A B A L D Ó N DIBUJOS DE HUERTAS