Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL VERANEO EN LOS BARRIOS BAJOS Lo de que siempre ha habido pobres y ricos, no tiene vuelta de hoja. El sol sale para todos, es verdad; pero los que tienen dinero se ríen de la máxima, porque ya saben buscarle las vueltas y taparle sus rayos con un billete de Sleeping- car para cualquier playa de verano. En cambio los desheredados, los que caen fuera del prorrateo, tienen que sufrirlo en toda su magnificencia. ¡Salud y pesetas I decia un amigo á otro, que le contestaba con gran sentido práctico: Pesetas, pesetas nada más, que la salud ya me la arreglaré con el dinero I Y efectivamente; veraneo feliz, playas encantadoras, viajes cómodos y vida envidiable, todo viene con el dinero. ¡El dinero! Causa de todos los desequilibrios y auténtico escalafón de la vida, pero sin derecho á futuras reposiciones, como sucede en el escalafón de cesantes. Pues como decía, siempre ha habido pobres y ricos; de ahí que cada uno, segán su posición y medios sociales, disfruta del verano, y eso que el moderno trenbotijo ha venido á resolver el problema del veraneo económico, si que también achicharrante, pues más que tren- botijo, que indica frescura y alivio, debiera llamarse el tren sudorífico, pues sobre ir hacinados como cuadrillas, de segadores, pero sin himno catalán, la hora de salida de estos trenes suele ser la más á propósito: la de las dos de la tarde, con el exclusivo objeto de cruzar á las cuatro, en pleno sol, las agradables llanuras de la Mancha, y demostrar la poderosa naturaleza de los viajeros. Pero estas amarguras tienen una compensación, y es la de que los puntos de veraneo escogidos en estos itinerarios baratos son los más agradables y frescos: Alicante, Valencia, Cartagena, etc. En cambio disfrutan los honores de la crónica social en la prensa, pues si las gentes acomodadas, que viajan con todo el aparato que el interesante verano requiere, tienen un cronista en cada periódico que lleva el alza y. baja de los que salen y los que entran, á los excursionistas del tren- botijo no les falta su buen Mestre Martínez, que anota en cada estación los sucesos más culminantes del