Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
segadores. No corre la sangre de la crueldad, corre el sudor, sangre del trabajo. Sólo perecen á montones las espigas doradas, que al caer tendidas producen roces cadenciosos, como si gimieran de dolor al ser cercenadas y separadas de su raíz, que queda entre los terrones. La fatiga rinde á los vencedores antes que á los vencidos. Tantos son los haces tendidos en el buelol... Es la hora de la comida y del descanso. Poco descanso y mala comida. Cada cuadrilla forma su rancho alrededor de la pobre pitanza. Los segadores que son castellanos hablan tanto como comen. Están alegres, se sientan sobre su suelo, y tienea cerca cuanto aman. Su pensamiento está donde su cuerpo. Los que son gallegos comen más que hablan. No estáa alegres; el amor melancólico de la tierra remota les trae cabizbajos y mudos. Se sientaa sobre suelo extraño, trabajan en campos ajenos, tienen su cuerpo en Cattilla y su pensamiento lejos, muy lejos, en la aldea, donde acaso ayunan á aquella hora los seres queridos, separados de ellos por toda la llanura castellana y todos los montes leoneses. Si hablan, no hablan de la faena presente, sino de la alegría pasada, de la familia ausente, de la vaca que dejaron enferma, del maizal amaiillento, del valle fresco, del manzano frondoso á cuya sombra sestearían libres del sol inevitable que cae á plomo sobre la des nuda Castilla, tierra sin árboles, tierra sin hijos que abran los brazos para defender á sus madres de los rigores del cielo. Acabó la comida, acabó la siesta, acabó el descanso, y vuelven las manos á las hoces y las hoces á los tri goá. El sol va cayendo, el sudor pesa menos, pero pesan más los brazos, ya rendidos á la faena de todo ol día. Parte de la gente regresa al pueblo; en él le espera la familia regocijada, la cena sobria, la cama dnia, que ablanda y mulle el cansancio corporal. Otra parte de la gente, la forastera, la que tiene lejos su faiuilia y su cama, se queda en el sembrado. Allí duerme custodiando las mieses tendidas. Aquéllas son las únicas horas agradables que el verano ofrece al lampefcino. La brisa de) a noche refresca el ambiente, la cigarra no chirria, la luna pía- -toa el campo y los espejismos fingen en él dilatada laguna, donde se baña el espíritu en ondas de salud y de reposo. Pero ha do volver el día atareado. El cielo abrirá pronto su párpado inconmensurable, el sol mirará otra vez á la tierra, despertando á los que duermen sobre ella. La hoz enfriada se calentará de nuevo, pasando y repasando sus dientecillos afilados por las espigas resé cas. I Cuántas hay todavía en pie 1 Parecen inacabables como los trabajos del mísero segador asalariado. Al fin, el propietario que labra su heredad reciLo una compenáación por cada cuidado, un consuelo paia cada gota de sudor, tomóla madre que cría á uu hijo recibe un be o y una dicha por las penas y lágrimas que le costó la crianza. i ¡Cuántos trabajos me cuestas! dice á su campo el propietario encorvándose hacia él con el azadón ó la hoz. c ¡Pero cuántas cosechas me darás! ¡Cuántos panes me guardas en tu seno. El trabajador mercenario, el que alquila su sangre para beneficiar la tierra ajena, le dice mirándola con hastío: ¡Cuántas labores me costarás todavía! ¡Cuántas fatigas me guardas en tus terrones ásperos! Ahora entierras nii sudor, después enterrarás mi cuerj) o. Te llevas toda mi vida, te doy todo lo mío y tú, ingrata, nunca serás mía! Y ese hombre- máquina, desheredado de la sociedad, es el que mejor y más al pie de la letra cumple lo que fué á la par condenación y precepto de Dios: Amasa realmente su pan con el sudor de su rostro. EUGENIO SELLES De la Real Academia Española DIBUJOS DE ANDKADB A. A N t SCJ