Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
lERALES -Doscnp: áíiesc usícd, (ion Emclcrio. Todo eso (lo las aguas sulfurosas, arsenicalcs. eloruraíias, eáUncas, azoóUcas, ¡Uínicas y siídieas, son pampl ¡na, s uo i n v e n t a n los dociorcs do acuerdo con los dueños do las fondas. ¡Hombre, no! ¡ni (querido (ion Nicasio. No m e haga uslcd rcir con esas cosas. Bueno que el vulgo diga esas simplezas: ¡poro usted ¡por Dios sanio! Una persona do ilustración, no debe en jnodo alguno verter esas especies injuriosas. I- jas aguas minerales, don Nicasio, por reacciones químicas que a s o m b r a n responden á un principio terapóutico. -Bueno, bien. No diré que no respondan; pero yo no las llamo, arnigo mío, porque yo no creo en aguas milagrosas. No diré que no h a y a aguas excelentes; poro otras... ¡vamos, hombre... lo que es otras no sil- ven p a r a n a d a Mucho lujo gran confofi... restaurant... m e s a redonda... jardines á la inglesa lagos bosques conciertos m u s i q u i t a á todas h o r a s Pero ¿las aguas? ¡Música! Y que de esto no liay quien m e aj iéc. -Bien; si se le a n t o j a siga usted á caballo en su m a n í a -No es m a n í a es verdad como u a a l o m a Comprendo que á los ricos les r e c e t e n esas tcmporaditas deliciosas; pero lo que m e irrita y m e exaspera y m e s a c a de quicio y m e encocora, es que á mí, que h a c e u n año estoy cesantía y tengo u n a familia n u m e r o s a m e h a y a dicho u n doctor, ayer e n casa, lo que usted mismo va á saber a h o r a ¿Qué h a sido? -P u e s que el hombro h a recetado CJ, í aguas á toda la familia, ¡á toda! A Pepita, las aguas de Botólu; á Manuela, los baños de L a Toja; á Enriquín, Garratraca; á Luis, Alccda; á la n i ñ a menor, b a ñ o s de ola; á m i yerno, Sobrón. ¡Muy bien m a n d a d o! porque en casa es el único que sobra. A m i h e r m a n o Hervideros do F u e n s a n t a á mi h e r m a n a las aguas de Costeña; á R a m ó n Mondaríz; á Pepe, Trillo; y á m i querida y respetable esposa, porque tiene en el cuello unos diviesos, ¡la m a n d a á Paracuellos de Giloca! ¿Y á usted qué le h a mandado? ¿A mí? ¡Fortuna! Supongo yo que lo diría en b r o m a ¿Y que piensa usté hacer? ¿Cómo qué pienso? p u e s hoy lo discutí con m i señora, y u n a resolución h e m o s tomado irrevocable, decisiva, heroica Pues la salud exige u n sacrificio, este verano, por seguir la moda, nos b a ñ a r e m o s todos en tinajas, y bcbcreinos agua de Lozoya. V r r u AZA üuujjo uE en. i. A