Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Como p a r a la i n d u s t r i a y a n o h a y problemas y se impone el sorbete fresquito y sano, salen todos los días nuevos sistemas, y h a y la mar de heladoras este v e r a n o Confieso que no he visto formas t a n raras, y por eso la v e n t a r a y a en exceso; y advierto á mis lectores que son m u y caras, porque son heladoras de carne y hueso. Don Vicente García murió de u n susto; ¡era el mejor esposo q u e h e conocido! Kunca á su esposa C a r m e n la dio u n disgusto, y ella juró morirse con su marido. Al mes cifra u n t u n a n t e BU dicha toda en la hermosa viuda de don Vicente, y al mirarla, de luto, hablar de boda, pues se queda u n o helado completamente. Mi amigo Telesforo, que era u n bendito, riñó en las elecciones de Paertollano, y le dieron el acta p o r el distrito, gracias á su programa republicano. Se presentó en las Cortes, j u r ó muy serio, y al ver que á los dos días cambia de frente y acepta un destinillo del Ministerio, p u t s se queda xmo helado completamente. E l señor de Frescales, que fué cajero de u n Banco contra abusos de la avaricia, que se marchó u n a n o c h e con el dinero y tuvo sus tropiezos con la justicia, hoy ha vuelto al negocio con SMS caudales, y le estrecha la m a n o t o d a la gente Al ver el desahogo del tal Frescales, ¿quién no se queda helado completamente? Virtudes, u n a chica que fué aguadora, dicen que con u n duque h a emparentado, y al ver e n carruaje á esa señora, pues, a u n q u e u n o n o quiera, se queda helado. Al ver esos sistemas t a n diferentes, tiritando de frío me quedo tieso. ¡No existen a p a r a t o s t a n sorprendentes como esas heladoras de carne y huesol JOSÉ J A C K S O N VEYÁN