Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESPAÑA EN ÁFRICA LA REGIÓN DEL MUNI Solicitado por BLANCO Y NE- GRO el intrépido explorador africano D. Manuel Iradier, que en una e x p e d i c i ó n arriesgadísima por la región del Muni llegó adonde no había puesto su planta ningún otro viajero, nos envía la siguiente sintética descripción de los hermosos países propiedad de España, propiedad que ha sido solemnemente reconocida en el tratado León- Delcassé firmado recientemente en París. Dice así el famoso explorador: ¿Qué es el Muni? Un valle de veintiocho mil kiEL RIO MUNI lómetros cuadrados de extensión, regado por ríos caudalosos, alguno de los cuales llega á tener cinco kilómetros de anchura, que forman unidos una red de navegación de más de mil kilómetros. Este valle se halla circundado por sierras elevadas, cuyas cumbres alcanzan más de mil metros de altitud. Un suelo fértil, fértilísimo; una mina de hierro inmensa; selvas vírgenes pobladas de elefantes que vagan entre los pueblos ocupados por la raza pamúe, inteligente, trabajadora, valiente y provocativa, pero dócil cuando se la sabe manejar. País de suelo enfermizo en las llanuras, cuenta con un clima delicioso en la región de las mesetas, al interior de la sierra del Cristal y en las islas de su magnífica y bella bahía. El Muni, con todos sus afluentes, viene del Oriente, y los tributarios del Congo en estas latitudes, caudalosos y navegables, corren hacia Oriente. Desde la boca de este inmenso río, hasta el Moundo, su tributario, median mil quinientos kilómetros de curso con veintiún rápidas y cataratas, mientras que desde la embocadura del Muni sólo hay mil kilómetros. Según todos los datos aportados, podrán aprovecharse en los afluentes del Congo seiscientos kilómetros de curso navegable en dirección al Muni, y, por lo tanto, esta será la vía más cómoda y económica para sacar á la mar los productos inmensos del corazón de África. El intrépido viajero Stanley, cuando estuvo en Elobey, frente al Muni, exclamó entusiasmado: España posee la parte más sana y más fértil del Golfo de Guinea Las riquezas naturales que encierran las colonias españolas de África, las hacen una de las más valiosas posesiones del mundo entero. Es, además, el Muni baluarte seguro de Fernando Póo, complemento de esta hermosa isla, á la que da importancia suma, aumentando la seguridad de su posesión, el desarrollo de sus riquezas y su valor estratégico. Significa algo así como una compensación á nuestros desastres coloniales recientes; una lección para el porvenir, una esperanza consoladora; la mano de la Providencia, siempre visible en medio de las mayores tribulaciones de la vida, tendida generosamente á nuestra pobre España, mi querida patria, cuya bandera no debe, no puede retirarse de las regiones tropicales del planeta sin profanar la memoria de los héroes y mártires que á su descubrimiento, conquista y civilización contribuyeron. No olvidemos nunca que al quedar en posesión definitiva de estas colonias adquirimos un deber y contraemos una responsabilidad, pues no es solamente riquezas y bienestar lo que los pueblos civilizados buscan en los pueFETICHE PÁMUE blos salvajes. La tierra no ha sido hecha para jT K g l P d l dejarla inculta, ni los hombres ignorantes para dejarlos aban i 9 donados por sus hermanos que gozan de un grado superior de perfección moral é intelectual. Nuestra misión, por lo tanto, no se limita á arrancar al suelo los productos que con prodigalidad ofrece, los minerales que sus rocas presenten, cambiándolos por los artificios de nuestra industria; comprende también la de instruir á los naturales, evangelizarlos, educarlos, perfeccionar sus condiciones de orden moral y desarrollar sus nacientes inteligencias. Somos ya los dueños de un terreno y los padres de un pueblo que si bien al principio, por ser tierno en edad, necesita de un amo justo, en su infancia será preciso que el amo se convierta en padre, para más tarde venir á ser el amigo, el protector cariñoso del que no recuerda más que beneficios recibidos. ¡Que las lecciones sufridas durante cinco siglos nos sirvan de provecho! D. FERNANDO LEÓN Y CASTILLO AGRACIADO RECIENTEMENTE CON EL TÍTULO DE MARQUÉS DEL MUNI MANUEL IEA. DIEE