Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
p- r iii I. I l l l j r l i i i 1 y ft f: r. l. M rri j; i: i i- Iiimiri ii ii t lrj: ii ci: 1 II ii iii l lii i r cüi i.ii a ITI 1; MI- I.I, rjLi i ii rir i. I nr un tilii- M iirri i i. r. i i iri -1I iliii: i ui- 1I: I1 H v MI i i íni i.il i. rcfrji iüii. l ü n un i Xí J, i rivijliij por íi iiua ij, j- j. rii ver si adivinaba algo de las intenciones y m a n e r a uel hombre, entabló con él u n a a n i m a d a conversación sobre Al principio el guarda no quería hablar mucho, porque decía que era malo nombrar á la fantasma; pero tanto instó Eicardo, que tuvo que dar detalles. El era el primero que había visto á aquella alma en pena. Hacía diez años que u n a noche de verano, estando él sentado junto á la puerta de su choza, vio por detrás de un ribazo que había enfrente, que subían u n a s llamas, y después uua figura blanca como de una mujer se fué elevando en los aires h a s t a desaparecer allá en lo alto de las nubes. -Yo- -decía el guarda temblando todavía- -me puse de rodillas, hice la señal de la cruz, y caí de bruces sin sentío. El sol, quemándome el rostro, me despertó á la m a ñ a n a siguiente. E n seguida bajé al pueblo y se lo conté á su tío de usted, que en paz descanse. Primero m e llamó borracho, pero t a n t o repetí yo que era verdad lo que contaba, que m e dijo: -Bueno, esta noche voy yo á verlo. Y con efecto, su tío, el señor cura y dos amigos más vinieron á cazar como tenían por costumbre, y en vez de irse antes de la puesta del sol se quedaron para reírse de mí, según decían. Aquí estaban todos en corro tomando el fresco y diciendo uno que yo había soñado y otro que yo era un borracho y otro que si estaba yo loco, cuando de repente grité: -i Mírenlo ustedes! Y en el mismo sitio de la noche anterior salieron las llamas y luego la figura blanca, que subió hacia arriba hasta deshacerse. Su tío de usted cayó rodando de miedo; el señor cura se, puso de rodillas y dijo unos latines; otro cazador disparó la escopeta, y tóos asustaos se quedaron mucho rato sin saber qué decir. A la m a ñ a n a siguiente fuimos tóos á registrar el ribazo, y náa, al otro lao n o h a y n á a m á s que las rocas pelas, y el río que va por allá abajo despeñao y haciendo ruido. Con tal sinceridad contó esto el guarda, que Eicardo sintió la p r i m e r a impresión del miedo. -Aquellos señores- -continuó- -lo contaron por el pueblo, y desde entonces aquí sólo h a n subido á ver la fantasma cuatro ó cinco mozos que se la han querido dar de valientes y h a n estado aquí u n a noche acompañándome. Alguno de ellos echó á correr en cuanto vio el alma en pena, y creo que no h a parao en todavía. Los demás h a n esperado á que amaneciese y no se han atrevido á arriráarse m á s al bosque. ¿Y usted h a perdido ya el miedo? -preguntó Eicardo. -Claro, á todo se acostumbra uno; pero no me puedo dormir ninguna noche hasta que lo veo desaparecer del todo. Cenaron ambos la modesta ración del guarda; la noche estaba clarísima y calurosa, el silencio era profundo y sólo lo interrumpía de cuando en cuando. el canto lúgubre de algún ave nocturna. No había luna, p e r o las estrellas brillaban en u n cielo sin nubes y con su fulgor se podían distinguir los bultos á muchos metros de distancia. Eicardo, sentado en el suelo y reclinando la cabeza en la choza, esperaba con la vista fija en el punto señalado para la aparición del fenómeno. El guarda miraba de cuando en cuando las estrellas para saber la hora. -Poco falta ya, -dijo u n a vez el guarda. Eicardo no contestó, y sin decirse palabra permanecieron los dos aguardando. De repente u n resplandor rojizo iluminó el espacio: de detrás del ribazo brotó u n destello vivísimo, como el de una hoguera azotada por violenta ráfaga de aire; después se elevaron u n a s ondas de blanca gasa, que á cada segundo tomaba variadas formas y hacía en el espacio caprichosos dibujos. Eicardo sintió latir su corazón con violencia, cerró involuntariamente los ojos un momento, y cuando los