Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
expuesto el Sr. Balart que no ha merecido favorable acogida. Tanto los autores como el público en general, creen que sería más provechoso para la empresa y m á s interesante p a r a el resultado artístico m e n u d e a r los estrenos, s i e m p r e que hubiera suficiente n ú m e r o de obras que merecieran el honor d e p o n e r s e en escena. LOS TOROS EN FRANCIA. LA CORRIDA DE DEDIL, EN QUE FUERON AGREDIDOS POR DN ESPECTADOR ROBERT Y EL CHATO Fotog. de León. Bouñi, de VAgence Nañtyaale, París El desagradable incidente acaecido en la tarde del día 4 del actual en la Plaza de Toros de Deuil (Francia) ha puesto n u e v a m e n t e sobre el t a p e t e parlamentario la tan debatida cuestión de las corridas de toros, que muchos miembros de la cámara popular y p a r t e del público quieren ver suprimidas en todo el territorio de la República, y otros muchos opinan que, por el contrario, deben obtener la sanción del Gobierno. Probablemente triunfarán los partidarios de la supresión, y por consecuencia, las corridas que se anunciaron como uno de loa atractivos m á s interesantes d é l a actual Exposición, no se verificarán. Víctimas de la excitación que producen tan encontradas opiniones han sido los lidiadores de la corrida de Deuil, que no solamente fueron apostrofados d u r a n t e la faena, sino también agredidos á la salida de la Plaza por u n sueco llamado Ivain Aquelli, que para protestar elocuentemente del bárbaro espectáculo, no encontró m a n e r a menos bárbara que disparar su revólver contra los toreros, hiriendo á E o b e r t y al Chato. Nuestros lectores p o d r á n ver p o r esto y por el grabado que publicamos de aquella célebre corrida, que los medios de que en Francia se valen para protestar de la fiesta n o son mucho m á s cultos que los que se estilan por acá. Nada menos que el presidente de la Sociedad Protectora de Animales es el que aparece en el primer término de nuestra i n s t a n t á n e a en actitud de enérgica protesta. El i n s t r u m e n t o de que se vale no nos parece tampoco el más apropiado para esgrimido por todo u n presidente de una sociedad protectora, siquiera sea de animales, y mucho menos para usado en contra de las corridas de toros u n cuernol EL HÉRCULES DEL EMPRÉSTITO ¡Qué ovación te ganarían tus fuerzas extraordinarias. si no supiese la gente, Raimundo, que hay pesas falsas!