Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IDEAL Un rayo de luna la trae á mi lecho. E n púdicas gasas oculta su pecho, sus rizos Son oro y es luz su mirada. No sé si es un ángel, no sé si es u n hada. Me duerme, y yo sueño con no despertar. Su sonrisa, alegre como la alborada, llena de ilusiones mi mente y mi hogar. Siento, no el rugido que anuncia el deseo, la reminiscencia de un revoloteo. Sólo de sus alas percibo el murmullo; me llaman sus ojos con lánguido arrullo, echando caricias do luz sobre mí. Con la misma gracia que se abre un capullo, ábrense sus labios y díceme así: -Soy t u ángeh custodio, soy tu único amigo y de tus ensueños hermano y testigo. Soy como una joven novia enamorada, que echando al descuido la frente en tu almohada, te da juramentos de amor inmortal. ¡Soy más que tu vida! ¡La vida no os nada! ¡Soy algo más grande: soy el Ideal! -i Ideal, fantasma que á encarnar no acierto! 1 Siempre te disipas apenas despierto! Que si cada noche bajas sonriente, cuando el alba llega vuelas raudamente y ya en todo, el día no vuelves á mí. Si lio eres inútil, ficción de la mente, ¿por qué m e abandonas? ¿por qué huyes así? X I I jza imponderable, luz inasequible, ii.ii de mis sueños, amor imposible; que oí el eco de tu acento amigo, cuanto más te alejas, yo más te persigo. Tráeme cada noche flores á mi erial. Y aunque no te creo y aunque te maldigo, duérmeme en tus brazos, mentira ideal! t E íre, v DIBUJO UE ESTEVAN RICARDO J. OATAEINEU