Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Alcázar y del Hospital de Santa Oruz de Toledo, del Palacio de Monterrey, Universidad y Colegio del Arzobispo de Salaroanca, y de las casas de Pardo y Zaporta de Zaragoza, muestra en su ornamentación, perfectamente armonizado y ofreciendo un conjunto gallardo y suntuoso. Después de contemplar este pabellón, su vecino el de Monaco ha de parecer m á s humilde, no obstante su sencilla elegancia, que por lo menos lo hace simpático, viéndose en él reflejada la categoría que su país ocupa en el mundo, y que una representación más suntuosa hubiera parecido ridículo alarde de grandeza. El de Suecia, en cambio, pertenece por entero á la índole de los mencionados más arriba, que á la primera mirada sorprenden por lo pintoresco de su construcción, pero que no resistiendo un análisis minucioso, dej a n en el ánimo una impresión muy pasajera. Nada ó muy poco que recuerde el estilo del país: torres delgadas con balconcillos y paralelas de una complicación inexplicable, elevado campanil, columnas que aumentan lo intrincado del total, u n a gran terraza y PADELLON DE MONACO muchas banderolas y muchos gallardetes, que hacen m á s abigarrado el conjunto. La construcción es original; no se parece á ninguno de los edificios vecinos, pero mejor que un pabellón nacional, parece una barraca de feria. De la importancia del país cuya representación tiene este edificio en el certamen, había derecho á esperar algo más serio y concienzudo. Una novedad de la Exposición que el público encuentra útil y cómoda, es el sillón movible, del cual publicamos una fotografía. A los lados de la puerta monumental vense muchos de estos vehículos alineados, que por una cantidad insignificante puede alquilar el viajero para recorrer la Exposición. El público ha encontrado cómodo y agradable este medio de locomoción, y son muchos los visitantes que se sirven de él, proporcionando rendimientos considerables á la empresa que ha tenido la feliz idea de ponerlos en uso. J. GODEFROID Fotografías Levy et ses fiís PABELLÓN DE SUECIA