Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
o UK ECLIPSE DE SOL VISTO DESDE LA M A X C H A DE LA TIEERA ¿Quién h a dicho que los españoles n o somos madrugadores, quién h a dicho que no somos puntua, les, quién que no nos aficionan los estudios científicos? Apenas el rubio sol (que horas después debía d e s e r eclipsado) salía perezosamente por Oriente el día 28 de Mayo con la natural escama d e aquel que tiene el presentimiento de que le va á suceder algo mu 3 grave, llenábanse los andenes de la estación del Mediodía d e astrónomos madrugadores é impacientes; tan impacientes, que la mayor parte ni habían acabado de vestirse, y llevaban u n a bota en la mano. ¿Ha pasado y a ol eclipse? preguntaban temerosos á ios empleados de la Compañía; y ante la respuesta negativa d e éstos, d a b a n un tiento á la bota; esto es, concluían de calzarse y se acomodaban en el tren botijo, q u e partió majestuosamente de la estación d e Atocha á las seis de la mañana. Casi todos estos observadores d e los barrios bajos llevaban EL PUEBLO DE VILLAGANAS PRESENCIANDO EL PASO DEL TREN DE LUJO cristales a h u m a d o s para ver el fenómeno; pero á la mitad del viaje, el fenómeno y a no tenía ningún secreto para ellos, y arrojaban á la vía, por inútiles, los cristales ahumados. ¿De qué sirve, con efecto, obscxirecerse los ojos cuando la chispa va dentro? Tras d e la ola popular, ó mejor dicho, en pos d e la astronomía de la calle de Toledo y adyacentes, llegó á la hermosa estación el Madrid distinguido y elegante: los viajeros del tren de lujo. Kl a n d é n se llenó d e muchachas bonitas, y el ministro de Hacienda, el Sr. Villaverde, entró apresuradamente en su vagón, como si se le fuera á fc 5 escapar el eclipse, y alguien dijo: Qué prisa tie Ya estaba formado también el tren rose que de íf Vrí í i A j- g partir cuarenta minutos después que el tren de lujo, y aun ocupados algu nos d e s ú s departamentos. Como en ese tren se aseguraba que viajarían muchos matrimonios jóven e s alguien echó d e menos e n sus vagones a l g ú n cartelito q u e dijera: De orden d e la autoridad, se prohibe adelaritárel eclipse. El cartel e r a después de todo innecesario, porC O M O LO HAN V I S T O que, como se LOS D E L T R E N DE LUJO verá, eleclipse apareció en Argamasilla con exactitud matemática á la hora previamente anuncia racha de formalidad espantosa! ¡Hasta COMO HAN VISTO E L FENÓMENO I. o S V I A r E R O S D E L T R E N lí O T I 1 O da. Nada, que ese día h u b o en E s p a ñ a u n a ASTRÓNOMO M. DBSLANDRES PREPARANDO UN SOPORTE ECUATORIAL PARA MOVER DOCE INSTRU. MENTOS EK SU OBSERVATORIO DE ARGAMASILLA Potog. Beslandrei