Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN ALTO DE LA COMITIVA EN LA CALLE MAYOR cisitudes de la suerte murieron ausentes de la patria que enaltecían, se ha realizado porflná los cincuenta años de haber sido lanzada por vez primera. Moratín, Goya, Meléndez Valdés y Donoso Cortés reposan ya en un mausoleo propio en la Sacramental de San Isidro, cuya fotografía, así como loa retratos délos ilustres personajes cuyas cenizas guarda aquél, publicamos en nuestro número anterior. La traslación de los restos desde la iglesia catedral al cementerio fué un homenaje digno por su solemnidad de la trascendencia del acto que se realizaba. Minutos antes de las cuatro se puso en marcha la comitiva, en la que formaban brillantes comisiones oficiales y lucida representación de la política, las ciencias y las artes. La primera carroza conducía los restos de Meléndez Valdés, y llevaban las cintas los Sres. Duque de Rivas, Manuel del Palacio, Castillo y Soriano y Gándara, en representación de la Asociación de Escritores y Artistas, la Academia de Jurisprudencia y la familia del poeta. Seguía la carroza de Moratín, y eran portadores de las cintas los señores Selles, Bchegaray, Vega (don Ricardo) y Silvela (D. Luis) con lucida representación de la Academia Española y Asociación de Autores dramáticos. A la de Donoso Cortés acompañaban en la misma forma el hijo del primer marqués de Valdegamás, don DESFILE DE LAS CARROZAS POR LA CUESTA DE LA VEGA Vicente Santamaría de Paredes y los Sres. Cotarelo y Pirala, en nombré de las Academias de Ciencias Morales y Políticas, de la Historia, Ateneo y Asociación de la Prensa. La última de las carrozas, destinada á Goya, iba acompañada por individuos de la Academia de San Fernando, y llevaban las cintas D. Mariano Sáinz, pariente de Goya, don Luis Alvarez y los Sres. Martínez Cubells y Stuyk. Presidían el duelo los Sres. Marqués de Aranda, en representación de la Reina, el presidente del Consejo y los ministros de Instrucción Pública, E s t a d o Gobernación, Obras Públicas, Gracia y Justicia, el obispo y el capitán general de Madrid. Después de un solemne responso, el Sr. Obispo de Sión bendijo los restos de aquellos ilustres varones, que recibieron cristiana sepultura en el artístico mausoleo. LA P R E S I D E N C I A DEL DUELO ANTE EL PANTEÓN DE HOMBRES ILUSTRES