Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÍEH! ¡A L A PLAZA! Glor a in excelsis! Kesncita todo, todo se renueva; vuelve la primavera, tornan á brotar los árboles, las plantas y las flores; acabáronse los ayunos, penitencias, sermones, ejercicios y demás costumbres místifas madrileñas. Se cierran los pulpitos y se abren de par en p a r las puertas de la Plaza de toros, líl sol sale para todos (como suele decirse) pobres y ricos, y es día de luna llena segvin reza el almanaque. Que b a y a dinero ó no le haya, que tengamos colonias ó no, que no queden lechugas y el tabaco esté caro, todo eso es lo de menos; nosotros, ya olvidados de todas las desdichas pasadas, imitamos al personaje de los libros de caballería: Jugando está á las tablas don (iaiferos, Que ya de Melisendra está olvidado. Melisendra es la patria perdida, y lo que ahora importa es echarse calle de Alcalá arriba y UN AJ. GUiClLILLO ver las primeras corridas de la temporada. ¡Todo el mundo á los toros! ¡Olí, qué alegría! E) rico echa el resto en coches y caballos. VA pueblo, que maldice á todos los Gobiernos por derrochones y por pródigos, e m p e ñ a hasta la tinaja si es preciso para ir á la Plaza. Las modistas y costureras entregaron el sábado los vestidos nuevos á las elegantes; y los sastres ¡ah incautos! llevaron temprano á los mii madrileños, que pagan á noventa años fecha, los trajecitos nuevos del día de Pascua. Las floristas callejeras llevan en alto el tarro azul lleno de claveles dobles, blancos, rojos y jaspeados. Salen á la calle los primeros paveros del año. Almuerzan de prisa los forasteros en fondas, hoteles y fonduchos; y en los merenderos que bloquean la Plaza de toros aparecen las mesas al aire libre y las botellas del pro vi acial tíntorro. E s la primera tarde alegre de este infeliz Madrid, que hia sido diezmado durante seis mortales meses de un invierno doble por el dengue, las viruelas, los lateros y los cómicos malos. ¡Hosanna! LAS MANOLAS DE HOY Ya bajan por la calle de Alcalá los landeaus y los trenes de lujo de las madrileñas guapas de arriba y de abajo Las de arriba se llamaban antaño la duquesa de Alba, la baronesa de Ortega, Gloria astelani, Rosario Caicedo, la duquesa de Híjar, la marquesa de Santiago, la duquesa de Frías, la duquesa de Malakoff, la maríscala Bazaiae, Ana Echega, ray, la duquesa de la Torre, María B u s c h e n t a l Luisa Prats de Carvallo, g e n e r a c i ó n anterior de hermosuras que deslumh r a b a n con sus mantillas blancas y sus flores en la cabeza ¡No ha desmerecido la raza; que de esto en España, y en Madrid sobre todo, queda u n gran plantel de mujeres bonitas. ¡Calleaba jo y calle arriba, si el tiempo lo permite, como dicen los clásicos carteles, veremos en los coches abiertos, con iguales mantillas que las que sus antecesoras z tL. r- m llevaron, á la hermosísima marquesa de Alquibla, la Á DELANTEKAS DK GÍÍAD. t