Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MW Kn e ¡sistema nervioso, en las ciencias y en las artes, en la moda, en todas partes el mndernismo dichoso. Es el tirano que impera, y yo contra él me snblevo. Kl aire es un aire nuevo, y el agua ya no es lo que era. Ni el doctor más eminente de eludirlo encuentra modo. Hoy es neurastenia todo! o que padece la gente. H a s t a del crimen horrible se busca lá explicación. Kl flmdo, í? í sugestión, ¡el absurdoKilo imposible! Los actos roas censiirables son un vicio natural. Hoy es todo criminal nn enfermo irresponsable. A las cosas menos serias le dan grandes proporciones. Los callos, los sabañones son microbios y bacterias. Nos deben inocular, si hemos de vivir inmunes, todos los virus comunes que nos puedan atacar. Contra el sasti e, el atiti humano factiiris; contra el casero, debe uno inyectarse el suero anti- rabico- pagano. Rn el Arte, la invasión es inás terrible y cruel. Hoy ya no pinta el pincel; el cuadro es una impresión. No ha de copiar el artista la nube, el monte ni el río, y así el paisaje es un lio de la e scuela impresionista. Ni la novela ni el drama han de tener interés, y así, escribiendo un ciempiés se consiguen gloria y fama. Del modernismo me asusto, y confesaré en conciencia. que eso es más bien decadencia, falta de neruio y mal gusto. La moda con sus patrones nos convierte en mamarrachos. ¡Parecen hembras los machos, y las mujeres, varones! A la esposa, débil ser, no presta apoyo el marido, ¡líoy va el esposo cogido del brazo de su mujer! Si al mal no ponemos tasa, la ruina será completa, y pronto haremos calceta los caballeros en casa. Yo me atrevo á transigir con los más raros excesos, pero modernismos de esos no se deben consentir. Bueno que quieran borrar usos, costumbres y nombres; ¿pero dejar de ser hombres? ¡Hombre, eso es mucho dejar!