Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUADROS VIVOS A n t e u n reducido n ú m e r o de invitados se efectuó en el palacio de la legación de Méjico la primera representación de unos Cuadros Tioos en los cuales actuaban distinguidas personalidades de n u e s t r a aristocracia, y animadas éstas por el éxito, organizaron u n a segunda representación con el programa de los cuadros ampliado, que se verificó en el salón del Conservatorio y á beneficio de la iglesia de la Paloma en construcción y de las Casas de Misericordia de Santa Isabel y de San Ildefonso. Presenciaron el artístico espectáculo la real familia, para cuyos augustos individuos se habían colocado algunos sillones delante de la primera fila de butacas, y lo m á s selecto y brillante de la sociedad madrileña. Apenas se acomodaron en sus sillones Sus Majestades y Altezas, cuya presencia fué saludada con la Marcha real, se alzó el telón, y á los ojos de los. espectadores aparecieron los artísticos grupos que formaban t a n selecto programa. La infanta María Teresa, hija de Felipe IV, que inmortalizó Velázquez en u n lienzo magnífico, estaba r e p r e s e n t a d a por la hija de los Sres. de Iturbe. La encantadora niña fué muy aplaudida por la selecta concurrencia por la naturalidad La Infanta Maria Teresa, hija de Felipe IV, reproducción del notable retrato hecho por Velázquez, que representó la niña Piedad Iturbe. con que d e s e m p e ñ ó su cometido, dando idea de la majestad de la infanta española. El príncipe Baltasar Carlos estaba representado por un hijo del insigne pintor Sr. Moreno Carbonero, formando interesante pendaní con el otro cuadro. Otros dos retratos no m e n o s notables aparecieron después: el del conde de Lemos, admirablemente representado por el duque de Huesear, que vestía la figura con rigurosa exactitud, por lo que mereció elogios u n á n i m e s y el d e la infanta Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe I I propuesta para ocupar el trono de Francia á la m u e r t e de E n r i q u e I I I y casada d e s p u é s con el archiduque Alberto de Austria, hijo del emperador Maximiliano I I Aparecía la princesa de pie, con la mano izquierda caída sujetando u n pañuelo, vestida de blanco con labores de oro á cuadros y mangas pendientes de los b r a h o n e s j u b ó n de raso blanco vareteado de oro con menudos acuchillados, gorgnera y puños de p u n t o de Flandes; al peto gruesa botonadura de oro y piedras íinas, ancho cinturón y gargantilla de oro, zafiros y perlas. El cabello rubio, rizado y levantado, con gorra aderezada blanca con pedrería y plumas, y en la cabeza u n hilo d e perlas y zafiros. Reproducía esta interesante figura la señorita doña Isabel Sánchez Hoces, hija de los duques de Almodóvar del Kío, y su primoroso tocado estaba ñdelísimamente copiado del notable retrato de Sánchez Coello. El Principe Balta, gai: Carlos, retrato hecho por Velázquez, exislenlo en el Museo del Prado, y que reprodujo el hijo del insigne pintor Sr. Moreno Carbonero.