Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA BUENAVENTURA -Oye tú, mozo moreno: por los ojos de tu cara, déjame que yo te diga todito lo que te pasa; Tú estás ético de pena por u n clavel de Bengala con los clisos como soles, como agujas las pestañas, con el pelito anillao, los piños como la nácar, los labios como corales, el talle como la palma; bailándose, ¡la Chirrina! cantándose, ¡la Parróla! tocando m á s que el Lucena, que el Lenteja y el Jonjana: y t ú por ese lucero estás pasa que te pasa por calle de la Amargura luciendo la americana y el perfil y el calabrote y el pavero y la tumbaga, sin que nunca á tu martirio la veas en la ventana más que cuando se lo píe otro gachó que es la estampa del cólico miserere, lo que á ti te llena el alma de dolores y celeras y de duquitas y lágrimas; pero lo que tú no sabes es que por ti está que salta otra gachí con el pelo m á s rubio que el sol, la cara blanquita como la nieve, los sacáis dos esmeraldas, u n a boca que no es boca sino u n a rosa trempana, u n cuerpo que más bonito pintores no lo pintaran y en fin, lo m á s regracioso y lo m á s chipé de España, y esa está por ti, moreno, que brinca como una cabra y á voces pide al SantoUo, y er día que tú no pasas por su vera, se le aflojan las cintas de las enaguas, se le desanilla el pelo y muerde cá vez que habla, y no arde por chiripa. Y a h o r a que la gitana te h a dicho los Evangelios, güen mozo, con toa la gracia, dame dos perritas gordas pa atirantarle la faja á mi pobre esgalichao, que jace ya una semana í Ase- í que se alimenta de arpiste y de tallos de albáhaca. A poco, sucia y r i e n t e haraposa y desgreñada, se aleja la pitonisa, y al sol que ardiente la baña brillan sus ojos de antílope, su curva faz bronceada, su nítida dentadura, los jirones de su falda de percal, los pies descalzos, el pañuelo color grana mal ceñido al pobre busto, y al negro brazo colgada la cesta de mimbre, llena de encajes, flecos y r a n d a s que pregona con t a n dulce acento, con voz tan lánguida y rítmica cual los sones de u n a canturía africana. ARTURO REYES DUiUJO I E HUERTA: