Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i iii -4 -mi Nada, nada; no te cases, se está mejor de soltera. -Pero si me quiere mucho; si me tiene dadas pruebas tales, que convencerían á un propio santo de piedra. -Sí, hija, sí; si de memoria me sé toda esa lej enda. ¿Que te sigue á todos lados? ¿que te atiende? ¿que te obsequia? ¿que siempre que estáis á solas te dice frases muy tiernas que al entrar por tus oídos hasta el corazón te llegan y te hacen allí cosquillas sin que tú evitarlo puedas? ¿que las cartas que te escribe parecen las de un poeta, aunque tá te ruborizas muchas veces al leerlas? ¿que te ha jurado muy serio pasarse la vida entera siendo un esclavo sumiso para hacerte á ti una reina y estar siempre ante tus plantas como Don Juan en la escena del sofá? ¡Pues con muy pocas variaciones sobre el tema me decía á mí lo mismo el que ahora me la pega! ¿Es posible? -Sí, hija mía. ¿Pero lo dices de veras? -Tan de veras te lo digo, que á no ser por mi paciencia y por las uñas que gasto, es posible que á estas fechas, sin querer, hubiese hecho una atrocidad cualquiera. Figúrate que el muy tuno, con un cinismo qiae aterra, divide los doce meses en conquistas callejeras, y que cada mes del año se dedica á una faena. En Enero, las coristas: se pasa las horas muertas metido entre bastidores con las señoritas esas: quince días en Eslava y otros quince en la Zarzuela. En Febrero entran en turno, ¿quién dirás? las cocinerasl Y lo ves por las mañanas siempre detrás de una cesta, visitando los mercados y Corriendo las plazuelas para volver luego á casa con un aroma que apesta! En Marzo, las planchadoras: se pone de centinela cerca de un taller de plancha y goza de esa manera. En Abril, son las modistas: anda cuatro ó cinco leguas persiguiendo á las que salen del taller para ir á pruebas, y vuelve después á casa siempre con la lengua fuera. Viene Mayo, y en seguida le da por las horchateras, y se pasa el mes entero tomando horchata á la fuerza. En Junio son las viudas: no hay enlutada que vea á la cual él no persiga lanzando miradas tétricas Con que dime tú si hay modo de pasar por tales pruebas, y si hay mujer en el mundo que tolere ésas ofensas. -Y en Julio, ¿á quién se dedica? -A mí; porque en esa fecha ya le he puesto yo la cara de arañazos que hay que verla, y el pobrecito en los seis meses que del año restan se queda conmigo en casa I Ya lo creo que se queda! FÉLIX L I M E N D O U X DIBUJO DE XAUDARÓ