Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Ste y AMOROSA 1 Para mí sólo quieres estar hermosa! ¡Tú, que eres incitante y apetitosa como hay en este mundo pocas mujeres, y tienes una cara como una rosa, y una sonrisa dulce, suave y graciosa como, eterno incentivo de los placeres! para mí quieres aparecer más rica, más elegante, como si á tus deseos fuera bastante una pasión prendida con alfileres. i Dios te lo pague, reina de mis amores, si á mí sólo dedicas los esplendores de tu belleza, si para mí te adornan cintas y flores y aromas de exquisita delicadeza! ¿Pero es que de tu fuerza no estás segura? ¿Piensas hacer argolla de tu hermosura? ¿Por qué lo piensas, niña? ¿No eres mi dueño? ¿Tu amor no me adormece como el beleño, y aunque escapar quisiera, volar no puede, porque ante tus hechizos se humilla y cede? ¿No me tienen sujeto tus labios rojos, que me dan alegrías hondas, intensas? Pues, entonces, bien mío, luz de mis ojos, ¿por qué lo piensas? DIBUJO DE ANDEADE i y! Porque tá ya sabes que no me quieres, y dudas por instinto que yo te quiera, y 1 misterios del alma de las mujeres! aspiras á hacer firme de esa manera una pasión prendida con alfileres. ¡Dios te lo pague, reinal Pero te engañas. Ese alarde de inútil coquetería jamás enciende el fuego de las entrañas Tú quiéreme de veras no más que un día, con un amor profundo, grande y sincero, de modo que se filtre tu alma en la mía, y ya verás entonces cuánto te quiero, y cómo no hacen falta cintas ni ñores para hacer mi cariño tan duradero que resista á las dudas y á los dolores. Que yo te sienta dentro, como se siente fundida en el cerebro bullir la idea, que al contemplarme el alma siempre te vea, y tendrás mis amores eternamente aunque causes espanto de puro fea. Que mejor que con besos y con abrazos y con el incentivo de la hermosura, se atan los corazones con esos lazos de solidez más grande, porque es más pura. Pero si todo es falso, si no me quieres, aunque para mí sólo te compusieres con todos los perfumes de Andalucía, siempre, luz de mis ojos, será la mía una pasión prendida con alfileres. SiNESio DELGADO