Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Después de gastar los últimos ochavos de sus jornales en rendir culto al dios Baco dos sevillanos compadres, abandonando la tasca se encontraron en la calle con sus dos correspondientes papalinas de las grandes. Tales saltos y traspiés daban entrambos cofrades, que, por milagro patente, de mil tropiezos librándose, mil veces no se estrellaron en su peligroso viaje. Al cabo la Providencia se cansó de acompañarles, y á la vuelta de una esquina un perrazo que iba á escape topó con ellos, causando la desgracia inevitable del uno, que dio en el suelo besando los pedernales, mientras más feliz el otro, logró á una reja agarrarse como náufrago que encuentra el salvador maderamen. Tendido como una rana y bañado el rostro en sangre quedo inmóvil el primero sin dar de vida señales, en tanto el segundo, asido á la reja algo distante, con los ojos espantados miraba el triste percance. Tras un silencio solemne, con entonación muy grave y sin hacer movimiento, el que llevó la peor parte habló y áijo: -Cinco duros le doy ar que me levante. Apenas oyólo el otro, quiso al punto separarse de la reja, pero viendo que en cuanto la abandonase daría otro batacazo igual al de su compadre, tras de varias tentativas, haciendo esfuerzos en balde por abandonar la reja para volver á aferrarse, mohíno y contrariado exclamó con gran coraje: ííé lástima de joma me voy áperdé esta tarde. t JAVIBS DB B U R G O S DIBUJO DB XAUDAKÓ