Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARIDAD PARA LAS FAMILIAS BOERS Hace ocos días tuvimos el lionor de recibir en nuestra redacción la visita del Sr. Max van Hulsteyn, cónsul, del Kstado Libre de Orange en Madrid, quien venía á solicitar nuestro modesto concurso para una obra caritativa, que por serlo, y por las personas sobi e las cuales recaerán sus beneficios, mereció desde luego todas nuestras simpatías. Los ciudadanos de la República del Transvaal y del Kstado Libre de Orange, que con tan indomable valor pelean por la independencia de su patria, no constituyen (y esto es- nueva mengua para los soberbios adversarios) un ejército organizado permanentemente, y al cual acorre el Estado cou todos sus recursos. Los transvaalenses y orangeses son un- pueblo que lucha con todos sus bríos contra la codicia y la rapacidad extrañas, sin nlás organización que la admirable organización del liei oismo y. la firmé voluntad de perecer si es necesario en la contienda. Los individuos que forman en las filas de sus commandos, no son, pues, soldados más que el tiempo durante el cual peligre la patria y, mientras ésta necesite de su sangre. El boor entrega todo á su patria, no recibe de ésta más que la protección puramente indispensable mientras permanezca en filas y sea útil. Los ciudadanos vencedores tantas veces del bravo soldado inglés, han tenido que pagar hasta sus propias armas; no perciben sueldo alguno del Estado, y han dejado desde que comenzó la guerra en el mayor desamparo hogares, esposas, hijos Heridos é inútiles, por consiguiente, para la campaña, vuelven á un hogar ya miserable, y que ellos no podrán en mucho tiempo sostener con su trabajo. A los que muei en, la patria les dedica una frase de gratitud; y ¡cuántas viudas, cuántos ancianos, cuántos huérfanos desvalidos ya de toda protección y de todo apoyo caerán en la más honda miseria y en la desesperación más grande! P a i a la hermosa obra de caridad de aliviarles en sus tribulaciones, se ha abierto una suscripción en España bajo la salvaguardia del representante en Madrid del Estado Libre de Orange. Suplicamos á nuestros lectores que contribuyan con sus donativos á esa suscripción, aunque nos parece inútil la súplica después de haber escrito que tantos seres débiles é infelices reclaman lá protección de los que sienten en su alma los impulsos de la caridad; nuestros lectores no necesitan para contribuir á esa obra de ajenos estímulos. Los establecimientos de Madrid donde so reciben cuotas para la suscripción, son los siguientes: Librería del Sr. San Martín, Puerta del Sol, 6; Tienda de objetos de cocina de D. José Hipóla, Arenal, 5; Relojería de D. Carlos Ooppel, Fuencarral, 25; Sucesores de Blas de Ondátegui, camisería, Montera, 36, y el Consulado del Estado Libre de Orange, Concordia, 4. L A REDACCIÓN