Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA GUERRA ANGLO- BOER CARTAS Á BLANCO Y NEGRO II El Oabo, 5 Diciembre 1900. Para los que sigan con atencicSn la marcha de los sucesos actuales, los repetidos triunfos de los boers sobre ias veteranas tropas inglesas iio pueden revestir el carácter de acontecimientos inesperados. Un ejército regular, por muy bien organizado que esté y muy aguerrido que sea, pierde al pasar á una tierra extraña la mitad do eus condiciones guerreras; y si el enemigo con el que debe contender, además de encontrarse or, TíAoogión de las indudables ventajas que V í K rciona el estar habituado al clima, 3 er el terreno, etc. etc. dispone de K) s elementos de combate más aprontó, Nv dados y de un sistema especial imJBj -íi; tá luesto por las circunstancias, aún ha 5 S ríC S i í rá que descontar algo de la parte que orresponde al invasor. Los boers tienen, con relación á los ngleses, todas estas ventajas en favor uyo, más la de ser hombres familiaizados con los peligros, con la vida lomada; son robustos, buenos jinees, buenos tiradores, y sin una instrucción militar á la moderna, están en l a s mejores condiciones para constituir un ejército formidable, si se les organiza bien y se les dirige con acierto. Su manera de combatir demuestra que para la victoria no cuentan sólo con su valor, sino que aprovechan todas las circunstancias que puedan serles favorables. Una estrategia ingeniosísima ha sido causa de la mayor parte de sus triunfos, y comprendiendo la importancia de esto, procuran no dar golpes en vago que puedan mermarles vidas y prestigios. SKRVICIO DE VÍGILAXCIA DE LOS BOEKS. LOS ESCUCHAS Un servicio de vigilancia muy bien organizado les permite estar al corriente, no sólo de la situación del enemigo, sino de sus planes y de sus intenciones; de modo que cuando las tropas inglesas se disponen á emprender una operación, ya están los boers preparados para impedir que se realice el proyecto, saliendo á su encuentro inopinadamente ó aguardándoles en los puntos que mejores creen para combatirlos. íío obstante, los boers son generosos en la guerra, y no abusan nunca de su situación de vencedores. Ki N MrAVIKN! 0 E L T A I I GL 1 S I A Ü A H E R I D O S E N E K R M O S y POffLACIOX P. lCIFICA