Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D E S I L U S I Ó N PH CILLA O 1. Aniceto, sintiéndose poeta de altos Yuelos, se m o r í a de tedio en su aldea, donde nadie sabia apreciar sus envidiables dotes. 2. Y a u n cuando no tenía recursos, decidió u n día irse á Madrid, que es donde brillan los verdaderos genios. 3. Sin m á s capital que cuatro pesetas, ni m á s abrigo que el que le prestaba el ardor de la inspiración, se puso en camino. vfX i. VA primer día de viaje le sali j al paso uu hombro de m a l a caladura, que le quitó las cuatro pesetas, d á u d o l e cuatro palo í en cambio. o. Ucpuesto del s u s t o sunrio Auicoto con olímpico desdén. Su genio le bastaba p a r a abrirle en seguida las puertas de la gloria. í) Llegó por íin. añado por ía pálida luz de la luna, se quedó dorm i d j en u n banco del Pi- ado. por no tener de m o m e n t o albergue m á s digno de su genio. 7. Y tuvo uu ensueño delicioso: vio que l a m u s a de l a poesia venia k saludarle c a r i ñ o s a m e n t e 8. Y cogiéndole, de. l a mano, -tir a b a de él p a r a conducirlo al teinplo de la gloria. 9, A! iió los con uno de l a quería llevar á iudocumenlado o,o s y se cnconirci uutoridaz que le la prevención por y i golfo