Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡Kunca bien ponderados tus hechizos I ¡Nunca bien ponderada tu belleza! Tan apacible, tan hermosa v pura, las alboradas del Abrirl recuerdas. Bañados en los tibios resplandores que el espléndido sol al día niega, cuanto de suaves tienen luz y sombras en tus serenos ojos se contempla. Un rayo más de luz, un rayo menos, y tu angélico rostro ya no fuera transparente cristal, lago tranquilo que de tu alma ver el fondo deja. Leve ráfaga más, un soplo menos, el inefable encanto destruyeran con que las auras juguetonas mueven los rizos de tu blonda cabellera. ¡Todo es en ti armonía! De tus labios puro el acento regalado, suena como el suspiro de la madre ausente que el viento al hijo cariñoso lleva. Tu leve pie, en estrecha cárcel preso, parece que en el suelo toca apenas, y que el donaire de tus pasos copian la garza real y la gentil gacela. Y tu candor, y tu nevada frente, y la sonrisa que tu aliento besa, todo es en ti armonía todo anuncia la venturosa paz de tu inocencia. ¡Peregrina mujer! ¿Por qué el destino marcó á tu rumbo la contraria senda á la en que yo cansado, solo y triste dejando voy de mi dolor la huella? Mas ¡ay! hechizos que la monte halaga los rasgos son de tu sin par belleza ¿Quién al verte dirá que eres tan sólo el borrador en limpio de una suegra? -Salida de pavana, oigo (jue dii s, y con mustia sonrisa me desprecias; mas por mi fe que no esperaba menos de tu frivolidad; escucha atenta: Vestida la verdad con manto de oro, es igual que desnuda, verdad neta: a hermosa juventud, vista á lo lejos, es la horrible vejez vista de cerca. No me guardes rencor. Quizá algún día te acuerdes del que hoy dices que blasfema al confundir el dátil arrugado con la encendida garrafal cereza. Cuando al espejo á solas te contemples dentro de veinte ó veintidós cuaresmas, exclamarás transida de amargura: ¡Y ésta soy yo! Kl vate fué profeta. Para que la mujer un ángel fuese, debiera ser la juventud eterna. E D U A R D O DK LUSTOKÓ D U i ü J O DE MÉNDEZ BRI. N