Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cABJLivivOB GÉ: IL. Í: BRK 3 EL DE NAPOLEÓN Tuvo varios, pero éste parece ser el de la más gloriosa batalla napoleónica: el que relinchó de coraje al asomar por Oriente el sol de Austerlitz Las bombas le respetan y los granaderos de la guardia le veneran por llevar á lomos la silla del eíéí caporal, su trono de campaña. PEGASO El caballo de las Musas. Los poetas de todos los tiempos se han cuidado de aprender de todo, menos equitación. De ahí la infinidad de vates que se han apeado por las orejas. Hoy que el caballo es eclipsado por los nuevos adelantos en la locomoción, se comprende que la forma poética esté llamada á desaparecer. EL CABALLO DE TROYA Uno de los primeros ardides de guerra. Homero en I. a Jliada y Virgilio en I. a Eneida elogian la famosa máquina á favor de la cual enlraron en la ciudad sitiada los soldados grieaos, que hacia diez años sitiaban á Troya. ¡Bendita inocencia la de aquellos tiempos! lloy ni el más torpe guarda de consumos dejaría pasar matute en esa forma. ROCINANTE Poetas y críticos, pintores y escultores, han buscado la inspiración en el famélico caballo de Do; i Quijote, que, como éste, tiene vida eterna sin l abor logrado existencia real, y acaso por eso mismo. ¡Lástima que á Cervantes no le ocurriera, como á Eso o, hacer hablar á los animales! Las reflexiones de Rocinante hubieran alcanzado la, misma popularidad quedas máximas do Sancho. DIBUJOS HEL CONDE DE T 0 KREPAL rA