Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
puerta sin goznes cayó sobreuna plataforma con ruedas, (pie rápidamente la transpor tó al i n t e r i o r del templo. I Abierto el aso, León XILl, revestido de pontifical, entró el primero en la Basílica de i San Pedro, seguido ie los car denales diáconos, jue rociaron de agua l: endita el uud) ral 1 y quicio de la l uerta Santa. Parece que después de la ceremonia León X l I I p r o n u n I ció las palabras siguientes; I- -Kunc dimitti. s acrinmi! tnum Domine. Agradezco á la I Divina Providencia que me I haya concedido la gracia de I presidir esta gran ceremonia, y deseo á mi stntesor grandeza I y largo reinado para la mayor gloria de Dios. Mi sucesor es I Joven, comparado conmigo, i tendrá la dicha de alcanzar glorias para el Pontificado y para la Iglesia. En seguida, el Soberano EL F U T U R O PAPA, C A R D E N A L GOTTI Pontífice designó claramente Avatizando por la Basílica, el Papa se detuvo á orar como saeesor suyo aL cardenal ginebrino GerolauK. üu el altar de la Piedad y luego en la Capilla GregoMaría Gotti. El cardenal Gotti es, según esta versión, riana, donde estaba expuesto el Santísimo Sacramenel candidato de León X I I I y de la Curia lioTuana para to. íl pueblo invadió el templo, donde á los pocos la silla de San Pedro. Es un monje piadosísimo instantes resonaban veinte mil voces dando vivas al de una modestia ejemplar. Por voluntad expresa de Papa. Éste, iesde el altar de la Ijcón X I I I fnó elevado al cardtí Confesión prommció la fórmula nalato á pesar suyo, pues quería de la bendici n solenme, y sei permanecer en la obs -uridad, no giiida nente ¡os cardenales Maeobstante su gran saber y su elechi V Steinhuber leyeron la In. íír- Kí! f? i vado espíritu. Tien sesenta dulgencia, dándose por termÍTiaJ. cuatro años, y vive on modestia, casi con pol; reza, pues á pe lo tan solemnísimo acto. sar de su alta dignidad nio En estas planas recogemos sus príncipe de la Iglesia, tiene por notas más curiosas, y reproduciúnica liabitac ión umi celda, y mos en primer lugar el martillo duerme sobre un durísimo lecho de oro empleado por León X I I I de monje. De ilustración é ingeen la apertura simbólica de la nio poco comunes, si llega á ser Puerta Santa. El martillo, que elegido Papa será un diplonui l or sus labores primorosas es tico consumado. una verdadera ol: ra de arte, ha i sido regalado al Pontífice por Como última nota curiosa de los (católicos de Italia. esta información, publicamos, to lia Puerta Santa está situada mandólo de una revista extraii á la derecha de la entrada prinjera, el ascensor privado del cipal de la Basílica de San PePapa en que éste fué conducido ilro. Cerrábala un gran bastidor á la Capilla Sixtina, donde le esf- ípinta (Jo de gris, en cuyo centro peraba el (lortejo pontifical que campeaba una cruz negra de había ie acompañarle á San Pebronce. El Papa dio con el mardro, frente á la Puerta Santa. tillo los tres golpes de ritual soConstitiiye un documento cu bre la Puerta Santa, pronuncianrioso en la viiia íntima del anciado la palabra Aperüc. A esta no Pontífice, y en tal concepto VOZ, ios sampietrini encargados lo re rodncimos en luiestras pádel servicio interior de la Basíí í TI í ginas. lica hicieron funcionar un senLuJS BERMEJO cillo mecanismo de poleas, y la P A P A KX SU A S C K N S O a D I U U J O S l i; ¡ASCOX %I íl. AN 0 COlíJ í iiis ór lenes religiosas y representantes de diversas con gregaciones. Ija guardia noble, la guardia palatina y los suizos con sus pintores os uniformes construidos según el famoso modelo de Miguel Ángel, formaban la escolta de honor del (x) rtejo papal. Apenas desc endió de su asiento r eón X I I I recibió de manos del cardenal annutelli, gran I enitenciario, el martillo que había de estrenarse en la ceremonia, para ser luego el más característico recuerdo liel Año Santo. Próximamente á las doce el I apa entraba en la gran Basílica por la simbóli a puerta del l u b i l e o mientras los cantores de la Capilla Sixtina, dirigidos por el maestro Perossi, entonaban el cántico Jubüate Dco. Las campanas de todas las iglesias de E o m a acogieron con general r e p i q u e el co niien o del Año Santo. I m 11 U