Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Xi OBRKS C O M E D I A E N TRT 5 S AOTO- í JHCIJOSÍ Ef. D Í A 9 D E D C O R E I E N T B 1) 15 B D S B B I O B L A S C O E S T R E N A D A E N E L TISATRO D E L A C O M R D I A r í efeclivamente. no bien se va la vmoía, llega Enrique y le llama tales cosas, que hasta el papel exterior que lleva D. Agustín se ruboriza, y naturalmente, sobreviene un de safio; en tanío Lucia, que está encerrada en su cuarto, oye Lucía no es una de estas viudas que se ven obligadas á ceder un gabinete á caballero estable, no. disfruta de regu lar fortuna y tiene acciones en la Tabacalera, las que se fuma muy á menudo D, Agustín, especialista en viudas, y uno de los bolsistas más acreditadbs en toda clase de operaciones. Lucía tiene una hija, Salomé, prometida esposa (le Enrique, que está para llegar de un momento á otro, y nada sabe de la debilidad de la madre por D, Agustín. La hermana Cleta interrumpe los amorosos pensamientos de Lucía para darla un sablazo piadoso, y además la comisiona para que reparta unos prospectos en los puntos más céntricos, en tos que se recomienda el convento para personas desengañadas y neurasténicas. Llega iMiritpic diciendo que la cosa con el cabello de punta. Salomé la pide á su madre perdón, y quiere que la depositen para poderse casar con Enrique, porque naturalmente, l a pobíe hija ¿qué tiene que ver con que su madre le haya salido un tanto desigual? Así que la autora de sus días, después de haber lanzado á su en Gagayán se decían cosas feas de la madre de Salomé, y de D. Agustín; y cuando sale Lucía y Enrique trata de sorprenderla con una chirigota tapándolo los ojos. Lucia, que no está más que en lo suyo, responde: ¡Agustín mío! Enrique y Salomé quedan mudos de espanto, y hasta el retrato del difunto, obra de Zamonino, se estremece en su marco. En tan preciso momento y con una inoportunidad de todos los diablos, llega D, Agustín. Una viuda con cinco niños, amiga de Lucía, interesa el corazón de D. Agustín hasta tal hija ciertas miradas un si es no es ofensivas, comprende á tiempo que un punto de contrición da á un alma la salvación y la entrega á su hija un papel, por virtud del cual Salomé queda en libertad de contraer matrimonio. La pobre panto, que trata de seguir con ella la cuenta corriente, porque Lucía ya le fastidia, y además, porque con la llegada le Enrique la cosa se ha. puesto de un feo muy subido; y madre reconoce que la sociedad la señalará con el déüí) que tenga libre, y se dispone á terminar sus días como d e í engañada y neurasténica, en el convento de la Ji, erpiaB 4 Cleta. Enrique, al verla arrepentida, siente tan- fá ále como si le hubieran ascendido, y D. Agustín se fugí- ftl viuda y los cinco niños, para que se vea que hay gente. -jxita todo. DIBUJOS DE ROJA 3