Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
If! MuV EL JARDÍN DEL LUXEMBURGO Uno de los sitios más conocidos de los extranjeros que visitan París; uno de los lugares más queridos de) parisiense viejo que ama su ciudad y se siente orgulloso de haber nacido en ella. Es un simpático rincón de verdura casi siempre callado, solemne y pacifico; el ruido de los grandes boulevares lio llega á sus frondas ni apaga el rumor de las fuentes que caen sobre las grandes tazas de mármol coronadas por estatuas y grupos mitológicos. El Senado y el Museo del Lusemburgo, instalados en el viejo palacio, dan á sus jardines un tono apagado, solemne y tranquilo. Por sus andenes, sombreados por los castaños y por los tilos, se ve discurrir tal senador encorvado por el peso de los años, tal estudiante no menos melenudo que el senador, pero enhiesta la cabeza, llena de ensueiios y ambiciones. Las tardes de invierno, los niños juegan alrededor de la monumental y artística fuente, obra de Jacques Desbosses; los viejecitos del faubourg Saint- Germain toman su ración de sol diaria, recordando las sucesivas y modernas transformaciones del histórico jardín; los pesados alemanes que forman las manadas de la agencia Cook dan la nota exótica con sus trajes chillones sobre la traza clásica de los parterres dibujados por Lénótre. La escena sorprendida junto á las estatuas por el lápiz de Ganáis, no puede ser más parisiense ni más propia del jardín del Luxemburgo; E n el fondo juegan los niños con la arena de los jardines, mientras las ayas y doncellas hacen labor ó leen novelas de Ohnet ó de Ponson; estudiantes del barrio latino hacen escala en los jardines antes de cruzar el Sena, y flirtean con las jóvenes copistas, más intelectuales que bellas generalmente, que salen del 3I useo del Luxomburgo, donde figuran cuadros de artistas vivos, los grandes éxitos de las últimas Exposiciones. Los jardines del Luxemburgo son muy vastos. Fueron dibujados por Lenótre, pero su configuración genera) lia cambiado mucho, según las épocas. Por la parte Ivorte y por el Sur han sido considerablemente agrandados por el derribo de conventos, hoteles y casas que los rodeaban. El parterre, situado enfrente del palacio donde legislan los senadores, es bellísimo; está adornado con infinidad de flores y plantas exóticas, que viven bajo el clima de París merced á un exquisito cuidado. Llaman la atención del turista la colección de estatuas do mujeres célebres de Francia, á las cuales se han añadido modernamente miichos bustos y ligeros monumentos recordatorios de artistas y escritores contemporáneos. DIBUJO UE l í CAN. 4 LS