Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Convi DtraiiKJS en qm- KÍ, en (iiie c- s Ui misma: ciuniíU; uu- nos para poder c. Diitinuar nvii stro artículo. Xo imjiortu i w la altiva lis ÍU los escudos no se reconozca en la modesta fioi- ¡ue hi ota d e la tic rra. Xo han di ser sólo propias lel iiomlire cierta clas (í de debilidades. La lis de los jardines, la lis) anc; i, (pu es, en resuiCiíap luiestra azucena, caliecea raciosann nte á tm metro encima lel suelo, sobre vástauos esbeltos y eU aantes ue an á. la planta sello espei- ial ile aristocrática, distinción, i ruéramos á ¡iorsoiializarla, veríamos en ella uno de los ín, ieli s es i.i; ados y esi iritua cs ipie iutar n solire talilas, c in. inndio do a o, los artistas anteriores á Rafael, una doiicellita medioeval tocada de blanc y tend) l ir isa de emociini al s (aicbar la prinu- ra canciiui de amores. Ya entre i; rie. a is y i- omanos era. la llor de lis síndi ¡lo de pur za, de inocencia, y de candoi- la belleza ei a reiu esentada. con sencilla c o r o n a d o violetas y lisos, como iiulica. ndo pie la luodu- stia y la. st ucillez son su mejo r adorno. 1- ln -uanto al origen d la lloi le lis, leyenda. s hay de todas las épocas para t ¡d, os los liustos. I, a más amti. uua es la (pie hace brotar en el liinp á luu sti a ¡lor. h ipiter, id di s le las uietamorl osis v ie más (lue dos a í tas de leche. Tna. de ellas (li N éase por dónde el ora ullo aristo (a- ático de cuna en (d or. a uUo línipic de Juno, la diosa Otra, le. veuda, tand ién a rien a, supone epie disputarle el prendo de la belleza. Los escritorios franceses, para (pnenes la lis fué la. üor nacioiuil lauíudo el monarca, y la mici iu eran wmt c sa nnsma, inventaron ta. mbién iidiuidad de leyendas; la nuís vulgarizada es la ipie alirmii (pie después d una bata. lla ganada por (d rey (dovis, se le ai) areció un áu id trayéndole tres Uses, (pie t- w a (l (dante forniarou sn esiaido. Iás interesante jiara nosoti; s es la le. eu (la española: (iarcía. rey de Xavarra, s brelleval) a con cristiaiut paciencia la. lenta nf nne (lad (pie U consu tnía, y (pie no bi. a raban (airar ni l ¡s médicos cristianos ni los moros, (pU eran l amosos médicos K) r U nel entíiiices. l na. tarde en (pie el rey (iaixa a. ¡aseaba j) or sus jardines, cortó una flor de lis y liall en su cáliz una, imagx u de la dr; íen. l inconien (l se á (día, v se (airó. I iii memoria d (d liecho, fundí -1 rev de a arra la Orden militar de Xuestra. S ñoi- a dtd Lis. l asarou la bo. aa y id imperio de las Uses (pie hoy luciai inmóviles en los escudos, como mariposas inertes clavadas por la i. a: uja. did curioso eutouKdo. tro. 1- in el cadalso de Luis XNM perdieron su blancura, y acaso el más claro presentimiento (jue tuvo i! e su lin el des. ü nudado monarca fué (d acto de colocars sobre (d ojal, usurpando el puesto de las flores de lis, la flor ¡ilebeya, la. flor desconocida: la flor de la patata. Li: rs ROVO VILL. XOV. V m nr. jos m. V. I ¡K á Hércules niño como i- e c u e r d o inia de sus e x c u r s i o n e s terrenales, luno, la airada esposa del padi o lie! Olimpo, no i ecibii ntuy bien, c (uno es natural, ta, n extraño n aado- de via. je; pero oblipida por Júpiter á amanumtar al niño, i) rob se á (dio, sin (pu piullera oTrecerle- -acaso por el disijusto) -eci) ido- -ori. a- eii á la i lít- láctea: la otra á la llor de lis; (pie es emblema la lis de los escudos puede tener su del avo real. enus convirtió en flor de lis á muí joven (pU osaba