Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La flor de la política y de los cortesanos debía ser el girasol, que está siempre de cara al astro del día; y el emblema de los pueblos que sufren y pagan, la pasionaria. La que no crece en el campo agitado de la política es la sensitiva, que ciería sus broches al menor contacto impuro, y en cambio es muy frecuente encontrar en él la ciradadcra. Chamberlain, el funesto político inglés que con su desatentada política ha empujado á su patria hacia la guerra injusta contra la Eepiíblica del Transvaal, luce siempre cu el ojal de su levita una orqiúdoa, la flor vistosa de la vanidad y de la opulencia. Oastelar, el gran tribuno, amaba niucho á las flores, y prefería á todas las que frescas y lozanas le enviaban sus amigos de las huertas de Murcia y do Valencia. Con flores se alfombra siempre el suelo por donde pasan los vencedores, y flores se colocan sobre el féretro de los hombres ilustres, porque la flor es atributo del triunfo y emblema del recuerdo. La mujer que siente simpatías por el hombre político perseguido é injustamente preso, le envía el ramo de flores que lleva consuelo y esperanzas al ctalabozo donde gimo el mártir de una idea. Cuando Doña María Cristina de Borbón, la hermosa princesa napolitana (jue fué la cuarta esposa de Fernando A TI, abrió las puertas de la patria á los emigrados políticos que su iracundo y vengativo esposo había condonado al destierro, todos la dedicaron al volver á la patria, ó las flores del ingenio en sentimentales poesías, ó las íiores de los campos agrupadas en artísticos ramilletes, que arrojaban al carruaje que la conducía. Hubo un grupo parlamentario que se llan: ió de los del clavel, y hoy se denomina diputados de la gardxiia á los señoritos de buena casa, que hacen del Parlamento un sport más, haciendo valer sus influencias para obtener un acta ijue les perinita asistir al Congreso los días de sesión ruidosa, ó matar allí el tiempo cuando se aburren en su club. Pero en general, el campo de la política produce más abrojos que flores, porque al contacto de las pasiones se marchita lo delicado v lo bello. KASABAL I: II: I- OS DE ES 1 EVA Jij k. S! -J