Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
po, la madre no so aparta del Jado de sus hijos. El primer alimento de ios recién nacidos consiste en migi do pan bien dosmennzíida, qno hay que hacerle tragar á viva fuerza; cuatro ó cinco días despaés se les da un amasijo hecho con ortigas cocidas, qiie se pican y so mpzclaa con acaito. Aún permanecen e a n t i ooíto cuatro ó seiíi días más, durante los cusios debo preservárseles del frío y sacarlos al so! y dospuéa de este tiempo dáseles libertad, soltándolos con la madre en si campo. Pura el cebo, que no debe intentarse hasta que el pollo se ha convertido en pavo formal, se emplean distintos procedimientos. En Castilla S 3 les lleva á los montes de encinas y se los deja comer bellotas, que les gustan mucho y les engordan rápidamente. Donde abundan las castañas se les dan cocidas, y los que quieran obtener m jor resultado, danles tam. bién grano y patatas cocidas con harina y leche. Con esta preparación so hace una pasta, y con olla se forman bolas del tamaño de nueces, que se hacen tragar al pavo en dosis de dos ó tres bolas diarias, que se aumenta hasta veinte. Para hacérselas tragar, deben mojarse y procurar emjjuj arlas hasta hacerlas llegar al buche, caso de que el pavo no quiera tragarlas por persuasión. En otros puntos los engordan con nueces, haciéndoles tragar de doce á quince cada día, pero este sistema tiene el inconveniente de dar á la carne un marcado sabor á aceite. Esto tratamiento se emplea durante cinco ó sois semanas, al cabo de las cuales el pavo está completamente cebado y puede pesar de sois á siete kilos. E l consumo que se hace en Madrid durante la Pascua, quo es cuando únicamente se ven en el mercado grandes manadas, es de unos cincuenta á sesenta mi cantidad no tan pequeña como á primera vista parece, si se tiene en cuenta quo la carne de este animal no re del gusto de todos, sino quo, por el contrario, cuenta con pocos partidarios en la gastronomía elevada. CBStilla la Nueva, Avila y Salamanca son las poblaciones que surten de pavos al resto do España. Las condiciones especiales del clima favorecen la cría en dichos puntos, donde, merced á lo extendida que está ¡a c o s t u m b r e de comerlo en Pascua, constituye una importante industria, y uno de loa más sabrosos platos para el gastrónomo. E. CONTSERAS Y CAMARGO Fotografías Ascnjo