Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La fuerza de las olas El constante movimiento de las olas que van á morir en la playa desenvolviéndose en blanca espnma, es algo más que un espectáculo hermoso: es una cantidad imponderable de fuerzas que debe ser aprovechada, y que, á jussgar por los ensayos hechos, no tar ará en serlo con muy prácticos resultados. Hace más de un año que funciona en California un aparato que consiste en un muelle de 110 metros de longitud, al extremo del cual hay tres grandes flotadores sujetos por barras verticales guiadas de tal modo, que el movimiento de las olas les hace realizar otro simultáneo de ascenso y descenso. Estas barras están acopladas á CL 7 una bomba que impele el agua hacia un depósito herméticamente cerrado, de modo que cada vez que entra comprime el aire del depósito, y así se dispone de agua á preaáón, que sirve para mover una rueda Pelton combinada con una dinamo, la cual produce fluido para el alumbrado sin que sus gastos de producción pasen de 65 francos por año y por caballo: menos de veinte céntimos diarios. La rueda Peiton u t i l i z a r la velocidad del agua en sus corrientes naturales ó cuando artificialmente se la impulsa, del mismo modo que se hace el aprovechamiento de fuerzas de las grandes cascadas, es lo que se logra merced á la rueda Pelton. En ésta, el agua, cuya impulsión se regula por medio de un grifo, da violentamente contra unas paletas cóncavas que hay en toda la circunferencia de lo que pudiéramos llamar la llanta. Y asi gira la rueda que transmite su movimiento á ios mecanismos en que se quiera emplear. De sus resultados prácticos da idea el hecho de que una rueda Pelton de 90 centímetros de diámetro y 80 kilogramos de peso, produce fácilmente cien caballos de fuerza, que no podría dar ningún otro motor de tan reducidas dimensiones. Germinación vegetal visible Suele decirse, exagerando, para ponderar la listeza de una persona, que oye crecer la hierba lío se le ha ocurrido á nadie decir que ve crecer la hierba porque aun para exageración resultaba excesiva la frase. Y, sin embargo, más fácil es ver que oir la germinación vegetal. Hay que valerse del microscopio y colocar ante el objetivo un trocito de simiente entre dos cristales. Se deja escurrir una gota de agua por ellos, de modo que la absorba la semilla, é inmediatamente se verá cómo se 1 esarrollan en espirales las fibras del grano en todas direcciones. Si esto no es la germinación pour de vrai, hay que convenir en que se lo parece mucho. Nuevo trineo La última palabra del sport no es el automovilismo, sino algo menos coniplioado que constituye hoy por hoy el ejercicio preferido y ia diversión favorita de m. uohos habitantes de Suiza. El aparato para practicarlo es un doble patín de forma especial, sobre el cual va un tablado acolchado de 1,50 metros de largo por áO centímetros de ancho. El amateur se tiende boca abajo sobre el patín, la cabeza hacia adelante y dejando salir los pies del tablado, y se deja deslizar por las pendientes nevadas. Con los pies, que deben estar muy bien calzados, acorta la velocidad ó modifica l a dirección de su aparato, y asi parece que los nuevos patinadores se divierten mucho, aun cuando van en constante peligro de romperse la cabeza contra cualquier obstáculo. Tal vez esto sea el mayor encanto del novísimo sport. CHAMBRUN