Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Vidrieras Luxfer Si en las calles anchas resultan obscuros los pisos bajos, puede imaginar cualqtiiera cuál será el alumbrado natural de los sótanos y iiabitaciones do subsuelo en las callejuelas estrechas. Entra en aquellos la luz por unas aberturas que dirigen los rayos luminosos casi verticalmente hacia el piso, y allí se extingue el esfuerzo de Febo. Dos pasos más allá del tragaluz todo es tinieblas. La ciencia moderna nos da obviado este inconveniente, gracias á unas losas de vidrio con prismas paralelos que, dislocando el ángulo de reflexión do la luz que los atraviesa, le esparcen y difunden por igual en toda la extensión del recinto. Los vidrios Luxfer que asi se llama este novísimo producto de la industria oientíñea, tienen aplicación igualmente á ventanas y balcones. Son por u n lado perfectamente planos, y por el otro estriados en la forma que indican los grabados adjuntos. Be lo maravillosamente práctico de su resultado basta á dar idea lo rápidamente que se ha generalizado su uso en Francia é Inglaterra. Aquí aún tardaremos en conocerlos El geomagnetífero La observación, repetidas veces comprobada, del rápido creoipiieato que experimentan las plantas inmediatamente después de una tormenta, y la innegable influencia que ejerce la electricidad en el cultivo de la tierra, han sugerido á Pr. Paulin, director del Instituto Agrícola de Beauvais, la invención de un sistema eléctrico, que no es otra cosa que un pararrayos con desviaciones múltiples y paralelas, cuya aplicación práctica está dando resultados asombrosos. La primera experiencia se hizo en un extenso patatal, y los tubérculos adquirieron un vigor de desarrollo verdaderamente asombroso, habiéndose logrado además un rendimiento de cerca del doble al que daba el mismo terreno, con la misma siembra, antes de la aplicación del geomagnetífero. Así nace el cultivo eléctrico, que es una nueva conquista del prodigioso fluido, que tan importante papel representa hoy en la vida de las naciones civilizadas. Vagoneta aérea t i n a de las cosas níiás molestas en las estaciones de ferrocarril, para los viajeros y los que van á esperarlos ó despedirlos, es el continuo, ensordecedor y molesto ir y venir de las vagonetas en que los mozos llevan los equipajes desde la oficina de facturación al tren. Los ingleses han obviado este inconveniente estableciendo rails aéreos por los cuales circulan suspendidas las vagonetas de aquel servicio. La electricidad las mueve, haciéndolas recorrer distancias que pasan de trescientos metros, en menos de dos minutos, suspendiéndolas en el punto de recepción y soltándolas en el de descarga con una precisión admirable. La primera estación donde ha funcionado este sistema ha sido la de Manchester. Ordeñador automático Es un aparato muy original el que de poco tiempo á esta parte se emplea en algaaos im. portantes establecimientos de Alemania para ordeñar con rapidez y aseo las vacas, cuya leche se destina al consumo público. Consiste en una canalización de tubos de hierro, con ramificaciones en la plaza de cada res. Por medio de unos tubos de goma se une la cañería á unos recipientes de cristal perfectamente cerrados, que se coloca en las ubres y suspendidos del lomo de los animalitos, y una vez preparado el sistema, se hace funcionar una bomba que, accionando sobre todos los aparatos á un tiempo, da un trabajo uniforme y rápido. En pocos minutos pueden quedar ordeñadas muchas vacas. Y aunque con la invención que describimos no se gane m. ás que el tiempo, hay que tener presente que el tiempo es oro CHA. MBRÚN