Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sf- I El 28 de Noviembre de 1857 la gente estaoionada en las inmediaciones del Palacio Real no quitaba ojo á sus teobumbres, anhelando ver erguirse sobre ellas la bandera nacional, señal entonces de que el vastago nacido del regio alumbramiento que á. la sazón se verificaba, era un varón. El deseo del país fué colmado. Un varón nació. Veintiocho años después, también en Noviembre, ante la misma enseña, pero á media asta en testimonio de luto, desfilaba un triste cortejo fúnebre entre dos hileras de tropa y al compás de las músicas del Ejército. El niño venido al mundo en aquel día próspero, y el Joven llevado á enterrar en la otra mañana sombría, había significado para su patria primero una esperanza de regeneración, luego el principio de tan halagüeña realidad, parétitesis de paz y de gloria, en uno de nuestras períodos más agitados de la historia contemporánea, simbolizado en un nombre: Alfonso XII. La serie de retratos que hoy, aniversario de su muerte, reproducimos, desde su edad más tierna hasta en el que ya u n adolescente ostenta eluniform. e de colegial del Teresiano de Viena, constituyen u n curioso e s t u d i o psicológico, muestran un niño fino, endeble, rubio, transformándose en un joven apuesto, de mirada rápida, con cierto aire del Norte, pudiera decirse que germánico en la fisonomía. Y en el fondo, tras esas facciones de otra raza, nada más opuesto, porque no sólo latía en él un carácter meridional, sino un madrileño neto. T prueba al canto. Entre